tecnico superior en educacion infantilUna de las principales inquietudes de los padres que acaban de tener un hijo o de cualquier profesional de la educación, como el tecnico superior en educacion infantil que trabaja con bebés en una escuela infantil, es la conciliación del sueño.

Debemos tener en cuenta unas consideraciones previas para poder entender el sueño infantil.

Un bebé recién nacido, en las primeras semanas de vida, suele dormir entre 16 y 17 horas diarias, aunque casi nunca suelen ser más de 3-4 horas seguidas, tanto por el día como por la noche. Esto ocurre porque los ciclos de sueño de los bebés son mucho más cortos que los de los adultos. Poco a poco el bebé va adquiriendo una rutina de sueño “más controlada” de manera que entre la semana 6 y 8 de vida empieza a dormir durante períodos más cortos durante el día y más largos durante la noche. De este modo y según los expertos, entre los 4 y los  6 meses los bebé suelen dormir ya entre 8 y 12 horas durante la noche, aunque por supuesto estos datos pueden variar dependiendo de cada niño.

Lo importante es que tanto padres, como aquella persona que ha realizado el Curso de tecnico superior educacion infantil en Madrid, por ejemplo, vayan estableciendo hábitos de sueño saludables que ayuden al bebé a dormir, sabiendo además que todo aquello que hagamos desde los primeros momentos va a ser fundamental posteriormente.
Por ello pasamos a mostrar una serie de consejos generales:

– Debemos aprender qué señales nos indican que el bebé está cansado: a veces pensamos que si esperamos un poco de tiempo para que estén más cansados dormirán mejor, y esto es una idea equivocada. Debemos estar atentos a las primeras señales que nos indican que puede estar cansado como: si se frota los ojos, si está más irascible, llora más, se toca las orejas… Ante cualquiera de estos signos u otro característico de cada bebé, hay que llevarlo a la cuna y procurar que duerma;

– Debe aprender cuándo es de día y cuándo es de noche: esto no es fácil al principio, pero a partir de las 2-3 semanas puede empezar a distinguirlo. Basta con mantener un clima de luz, pequeños ruidos cotidianos… durante el día (aunque duerma) y un clima de oscuridad, más silencio… durante la noche.

– Mostrarle una rutina para ir a la cuna: cuando son tan pequeños esta rutina se puede resumir a realizar una serie de actividades previas al momento de sueño siempre de la misma manera. Por ejemplo, darle un baño, el pecho o biberón, jugar a carantoñas y meterle en la cuna.

– Darle la posibilidad de que se duerma por sí solo: sobre este tema nos encontramos con varias versiones a cual más peculiar. Según nos sugiere Jodi Mindell (directora asociada del Centro de Trastornos del Sueño del Hospital de niños de Filadelfia y autora del libro Sleeping Trough the Night (Dormir toda la noche) no hay que amamantar ni mecer al bebé hasta que se duerma, incluso en edades tempranas ya que “si meces a tu hijo para que se duerma todas las noches durante las primeras ocho semanas, ¿qué va a esperar después que hagas algo diferente?”. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo en esto. Por otro lado, cada vez son más las corrientes que apoyan un mayor contacto físico con el bebé y eligen mecerle  para que se duerma porque creen que es lo más normal y natural. Así lo corroboran unos papás que colgaban hace poco en youtube un ya famosísimo vídeo que roza ya las 900.000 visitas, donde demostraban un método ideado por ellos mismos para dormir a su bebé de 3 semanas. Lo han llamado el “método Oompa Loompa”. El método consiste en un ligero vaivén de izquierda a derecha mientras le dicen  una y otra vez al bebé “oompa loompa” extraído de los personajes de la película “Charlie y la fábrica de chocolate”. El” método” para dormir a su bebé de estos papás adquirió una mayor repercusión porque el pediatra neonatólogo Adolfo Gómez Papí, autor a su vez de “El poder de las caricias: crecer sin lágrimas” lo compartió hace unos días en su perfil de facebook acompañado de la siguiente reflexión: “a los bebés les encanta este método porque están protegidos y en movimiento. Justo como cuando les duermen acunándoles, o mejor aún, cuando son llevados en porteo”.

Como podemos comprobar, existen muchas teorías y métodos que tanto padres como profesionales de la educación, como el tecnico superior de educacion infantil que se forma con ITEP, deben saber sobre la conciliación del sueño infantil. Las nuevas tecnologías y el acceso de todos a estas técnicas 2.0 nos ayudan a compartir experiencias. ¿Con cuál nos quedamos? Sólo aquel que hoy tenga que dormir un bebé, lo podrá comprobar un poquito más.