Aunque en algunas zonas no lo pueda parecer, el calor está yendo a menos en España. Esa es la señal de que el verano que detectamos por las sensaciones que tenemos va llegando a su fin. Este valle de temperaturas es el mejor momento para hacer una escapada de fin de semana y disfrutar de lo que tenemos a mano pero no aprovechamos. El apego que tenemos a la gran ciudad con todas las comodidades que nos brinda y la zona de confort que nos supone el cemento, no nos deja ver la majestuosidad del ámbito campestre que nos rodea. Un paseo por el campo, una ruta de senderismo mismamente, puede, en estos tiempos ser una vía de escape maravillosa. Hay personas que llevan recurriendo a esta actividad descompresiva de la vida urbanita mucho tiempo y han descubierto en los bastones de paseo una manera de disfrutar de las rutas, con menos esfuerzo pero fortaleciendo otras zonas del cuerpo, de una manera más plena. Hoy queremos centrarnos en esos bastones como metáfora de aquello que en situaciones desafiantes es capaz de brindarnos apoyo, tal y como hacen las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Integración Social Online.

Igual que el bastón en manos del caminante y/o senderista, el profesional de lo social es el punto de apoyo para aquella persona que necesita ayuda en su devenir por la vida misma. El Técnico Superior en Integración Social es esa persona que pone los sentidos en modo de alerta para poder detectar a personas o colectivos cuyas necesidades básicas de inclusión en sociedad pueden estar en claro déficit. Esta facultad les hace sensibles a diversas problemáticas que requieren no de solución, pues esta depende del individuo que las sufre, pero sí de una intervención decidida y evidente.

Uno de los colectivos más vulnerables a estas problemáticas es el de los menores con necesidades de acogida, por el motivo que fuere. El hecho de que estos jóvenes individuos necesiten cubrir carencias de muchos tipos, hace necesario que puedan contar con gente e infraestructuras que puedan brindarles una puerta abierta a un futuro algo más esperanzador. A lo largo y ancho de la geografía española, diferentes instituciones se han hecho cargo de otras tantas iniciativas que han dado cobijo a estas personas.

Uno de los más paradigmáticos ejemplos de ello es la institución Nuevo Futuro que, con más de 50 años de experiencia, ha logrado crear, en la provincia de Cádiz un número muy alto de hogares de menores tutelados para atender a una gran mayoría de los que existen en la provincia. De este modo, estos menores tienen acceso, con el seguimiento de profesionales de lo social, a un entorno familiar sano y seguro que les encamina hacia una educación en valores y que persigue, y en muchas ocasiones logra, su integración social. Desde este ámbito, los menores pasan por tres fases diferenciadas: la acogida inmediata, los centros residenciales básicos (donde trabajan con profesionales sociales) y por último la acogida en un entorno familiar normalizado.

Este proceso marca la diferencia para los menores, para las personas que los acogen y para los profesionales que trabajan con ambas partes. Pero en el caso de estos últimos la responsabilidad es aún más grande puesto que de ellos depende que el proceso pueda salir adelante de la mejor manera posible. En este punto, la formación que reciben es esencial. Por eso, en ITEP nos tomamos el privilegio de doblar la oportunidades para que quien quiera iniciar este camino profesional, independientemente de su contexto vital, pueda hacerlo gracias a las potencialidades tecnológicas y el trabajo humano excepcional que hacen posible que la modalidad ONLINE de este ciclo sea una realidad.