Se dice que somos un país que tenemos lo mejor de climas diferentes. Es verdad que cada vez las estaciones son más extremas y de comportamiento errático (agradezcámoslo al cambio climático que aún hay gente que no se cree). Tenemos los inviernos fríos propios de latitudes más altas y el calor en tiempos estivales herencia directa del continente hermano que nos observa desde más abajo en el mapa. Pero ahora transportémonos a sitios en los que cuentan con menos suerte, en lo meteorológico, y sufren las inclemencias del tiempo regularmente. Con muchos días al año de escasez de sol, con tiempo ventoso, húmedo y desagradable, con lluvia inclusive. Y ahora suponed que todo ello, como en los inviernos, se multiplique varias veces con torrenciales chubascos, un frio helador y un ambiente lo más complicado posible. ¿Qué pasaría si solo tuviéramos un simple paraguas viejo para sobrevivir al temporal? Pues esta imagen mental es la que os proponemos a modo de metáfora de la situación que se vive usualmente, ahora más aún con el “temporal” COVID19, en un ámbito que bien conoce la persona que se lanza a realizar el Curso de Técnico Superior en Integración Social Online, el movimiento asociativo.

Son numerosas las ocasiones en que hemos hablado aquí, en el blog de ITEP, de la esencial labor que hacen estos profesionales. Sabéis que son los encargados de detectar, conocer y tratar de aplacar aquellas circunstancias que colocan a determinados colectivos en una situación de exclusión social. Para ello, el Técnico Superior en Integración Social trabaja mano a mano con aquellas herramientas, instituciones y organizaciones que tratan de suponer una red de seguridad para las más personas posibles de determinados colectivos que requieren de un ejercicio social para lograr la inclusión social de los individuos que conforman esa masa social.

Una de esta rama de ayuda a esos colectivos es el del movimiento asociativo, esencialmente de colectivos de personas con discapacidad, que trata de suponer un respiro y un empujón para esos individuos en el sentido de que les tratan de hacer dueños de su destino. Mediante la mediación y la intervención en campos vitales de la existencia de estas personas persiguen que la normalidad sea la nota imperante en sus vidas. Hoy queremos hacer un homenaje, mediante este texto, al grueso de esas asociaciones que, muchas veces con más dificultades de las deseadas, pelean por sus asociados, especialmente en tiempos de “temporal”.

Decimos esto porque en tiempos en los que el confinamiento está siendo la nota predominante, y el contacto directo personal está restringido el tejido asociativo, con los trabajadores de lo social a la cabeza han estado buscando la manera de seguir adelante con los objetivos que cada entidad tiene de cara al colectivo con el que trabaja. Los medios tecnológicos han puesto su granito de arena, pero el empeño por un trabajo bien hecho y el uso de la creatividad como recurso primario ha hecho posible que, en muchos casos ese objetivo, el de una relativa normalidad se haya alcanzado en la protección de un colectivo tan sensible.

Muchas de estas instituciones cuentan con la figura del Técnico Superior en Integración Social como recurso para que todo lo anterior sea meramente posible. Ello habla de la responsabilidad que recae sobre sus hombros. De ahí que el contar con el apoyo de una formación sólida se convierta en indispensable. El acercarse a esta profesión tiene un punto de vocación, por eso es importante que la preparación para el puesto sea abierta a todo tipo de contextos vitales. La Formación Profesional Online libera de toda carga de horarios y espacio concreto a las personas que desean este empleo como medio de vida. En ITEP asumimos esa realidad y disponemos de los medios y la metodología para formar a los profesionales de la disciplina del presente y del futuro.