Es muy notable como, el mero paso del tiempo ha hecho variar, no en forma pero si en fondo, el significado de algunas palabras. En los lejanos ya años 80 y 90, el concepto de circo era entendido por las familias como aquel espectáculo que, usualmente en tiempos navideños, llegaba a las ciudades para mostrar actuaciones de dudoso gusto y ética, como todas aquellas que hacían escarnio y/o abuso de especies animales, pero también números que llevaban al límite las posibilidades del ser humano. A día de hoy, con el Circo del Sol como abanderado, este espectáculo ha prescindido de la polémica para poner el acento en la épica de las actuaciones de artistas y atletas trabajando coordinados y con una aplastante estética en movimiento. Esa coordinación tiene su punto de ancla en la capacidad de sujeción mutua entre los gimnastas o de los utensilios que manejan para realizar las acrobacias y salir indemnes de ello. Hoy queremos tomar ese concepto como metáfora para hablar de un punto de ancla que nos ayuda en la vida y que es uno de los objetivos, en su día a día laboral, de las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Integración Social Online, la vivienda.

Son muchas las herramientas y los objetivos que persiguen estos profesionales en su carrera laboral. Como bien sabéis los lectores habituales, el Técnico Superior en Integración Social, se encarga de tomar bajo su exigente manto a aquellas personas que, por una razón o por otra, se ven en una situación de exclusión social. En el caso que nos ocupa hoy, hablamos de como pueden ayudar, en la reversión de su situación, a las personas sin techo. Veremos como el contar con un recurso como es un piso de inserción social, como ya hacen algunas ONGs, puede marcar la diferencia.

Volviendo al ejemplo del principio, cuál acróbatas, todos necesitamos un punto de anclaje. En casi todos los casos, ese punto de seguridad es el hogar donde vivimos. Desde diferentes asociaciones en el ámbito español, esto se tiene como paradigma para lograr reinstalar en la sociedad a personas, sin techo, que han quedado fuera de ella. Los acuerdos entre éstas y diferentes instituciones locales han hecho que puedan contar con pisos que sean de paso, pero de utilidad para ese colectivo concreto.

Al contar con un espacio de referencia estas personas, con el consiguiente asesoramiento y seguimiento de profesionales sociales, pueden trazar un itinerario de vida que les lleve a conseguir objetivos que, en su situación habitual, vivir en la calle, es harto complicado conseguir. Encontrar un empleo es uno de esos objetivos que, de ser logrado, pueden cambiar su contexto vital. Evidentemente, la puesta en marcha de uno o varios pisos de estas características tiene detrás un amplio trabajo de búsqueda de perfiles idóneos, de conocimiento de los mismos y de trazado de itinerarios de vida para ellos por parte de profesionales de lo social.

Este recurso, el de los pisos de inserción social, y las potenciales soluciones que puede traer consigo, es un éxito de profesionales como el Técnico Superior en Integración Social. Pero, como es evidente, lleva adherido el trabajo duro y la responsabilidad de manejar un material tan sensible como las vidas de personas que se han visto abandonados por la sociedad. Por ello, la formación que deben recibir debe ser certera, completa y sólida. Desde ITEP estamos de acuerdo con este postulado y, por ello, sumando la modalidad Online de este ciclo, tratamos de alcanzar la excelencia formativa, de quien nos elige para emprender este camino laboral, mediante la libertad de elección del tiempo empleado y el lugar físico donde sacar adelante sus estudios que brinda la educación no presencial.