“Men sana in corpore sana”. Estas palabras en latín, universalizadas a día de hoy, encierran el compromiso humano con el hecho de desafiarse, de retar al paso del tiempo y entrar en competición con uno mismo con el mero objetivo de mantenerse todo lo en forma que se pueda. En cierto modo, tratando de frenar el paso del tiempo y sus efectos en el organismo. Desde la original Olimpia, el deporte ha tenido un papel importante en el orden social humano. El afán por llevar cada vez más allá los límites establecidos ha estado presente en todo momento, no por nada el lema de los Juegos Olímpicos es “más rápido, más alto, más fuerte”. Sin duda, esta competición es la culminación de una vida de sacrificio, preparación y esfuerzo para los deportistas de élite. La posibilidad de medirse con iguales de cada país para determinar qué nivel está dispuesto a dar cada uno de ellos. En ese proceso cada detalle cuenta, el entrenamiento, la alimentación, el descanso es la base fundamental pero cualquier detalle debe ser controlado. Eso, como veremos, también pasa por el cuidado de la zona del cuerpo que es de dominio absoluto de las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Higiene Bucodental Online.

En ITEP conocemos bien la disciplina de estos profesionales y sabemos cómo, gracias a su trabajo, las sonrisas y la calidad de vida de los pacientes que pasan por sus manos mejoran de manera sustancial. El hecho de que el Técnico Superior en Higiene Bucodental domine la cavidad bucal de una manera magistral le puede capacitar para detectar la mínima dolencia que pueda afectar a la vida normal de una persona, y eso, como veremos a continuación, puede cambiar el desempeño competitivo de los deportistas de élite según ha comprobado un estudio británico.

La dedicación al deporte de alto rendimiento, de competición al más alto nivel, hace de la vida de los deportistas un ejemplo de rectitud y sacrificio. Sin embargo, hay ocasiones en las que la dejadez en la higiene de la zona bucal es un hecho constatado. Pese a que pueda parecer algo nimio, las molestias que pueden acarrear dolencias como las caries o la inflamación de encías, fruto de una excesiva sequedad bucal por gran esfuerzo físico, es probable que puedan constituir una distracción que haga reducir el rendimiento deportivo de los profesionales que las sufren. Esto es lo que parece establecer un estudio que han realizado en el Reino Unido.

Concretamente, investigadores del University Collage of London pusieron sus ojos en la relación entre higiene bucodental y deporte de élite. Por ello, diseñaron la planificaron de unas pautas de cuidado bucal. Estas fueron testadas con dos equipos olímpicos y uno de la primera división de rugby. La más esencial de las recomendaciones pasaba por que se cepillaran los dientes, durante 4 meses, una vez antes de cada entrenamiento y otra antes de acostarse todos los días. Transcurrido ese tiempo, se les sometió al test OSTRC-O de control de lesiones deportivas y se redujo el índice, sobre 100, de 8,73 a 2.73, estableciendo así una reducción significativa de problemas asociados a la salud bucal y el rendimiento en su deporte.

El estudio establece, sin ambages, la relación entre el óptimo rendimiento deportivo de alto rendimiento y la salud bucodental. Eso hace que estos profesionales deban ponerse en manos de trabajadores de la salud como el Técnico Superior en Higiene Bucodental. Para que todo vaya como debe, la formación de éste debe ser sólida y completa. Desde ITEP estamos de acuerdo con ese posicionamiento y por eso dotamos de libertad absoluta, de espacio y tiempo, a los alumnos que nos eligen para dar los primeros pasos en esta disciplina gracias a la modalidad online de este ciclo superior.