Estamos encerrados. Cuanto antes lo asumamos mejor nos irá. Estamos encerrados porque debemos estarlo, porque tenemos que cuidarnos y ayudar a que nos cuiden. Estamos encerrados pero agradecemos con un merecidísimo aplauso diario, al personal sanitario y demás profesiones imprescindibles de nuestra sociedad, el esfuerzo que están haciendo por protegernos del bicho que nos está encerrando. Pero aún podríamos hacer más, además del aplauso, por esas personas. Cuidar nuestra higiene en general y de nuestras manos en particular, respetar la distancia de un metro (como poco) entre nosotros y, muy importante, respetando el encierro y no haciendo como hasta ahora que ha habido quien se lo ha tomado a pitorreo. Estar recluidos es molesto y puede llegar a ser aburrido. Es una manera de vivir extraordinaria pero que puede tener un punto de racionalidad si así se lo ponemos. El paradigma de la irracionalidad en estos días está siendo el abastecimiento de productos alimenticios. La gente está arrasando con todo sin criterio más allá de la acumulación. Hoy, pretendemos dejarnos guiar por los consejos de las personas que han realizado el Curso de Técnico Superior en Dietética Online para conocer de primera mano los alimentos que no deben faltar en una cesta de la compra de larga duración.

Como solemos hacer en este vuestro blog de ITEP, queremos poner en valor las capacidades profesionales de estos trabajadores que velan por la alimentación de los pacientes que pasan por su gabinete. En el este caso que hoy veremos, emiten, en base a los conocimientos que adquieren en su formación, consejos generales aplicables por toda la población. Es esta otra de las características del Técnico Superior en Dietética, puesto que su labor pedagógica es capaz de guiar los comportamientos, no ya individuales si no también sociales, en cuanto a la calidad nutricional se refiere.

Durante los días que estamos pasando, es un hecho que todos vamos a tener que hacer acopio de alimentos que nos hagan pasar este encierro de la mejor manera posible. Pero esta circunstancia no quita para que, dentro de lo posible, tratemos de mantener una alimentación lo más equilibrada posible, sin descuidar ninguno de los grupos alimenticios que permiten que nuestra salud y nuestra calidad de vida sean óptimos.

Por ello, pretendemos hoy saber qué alimentos no deben faltar en nuestra despensa en este tiempo en el que vamos a estar sin poder hacer nuestra vida normal habitual:

Cereales: No pueden faltar harina, arroz y pasta.

Legumbres: Se recomiendan garbanzos, lentejas, judías pintas y judías blancas.

Verduras y hortalizas: Pueden ser en conservas o congelados. Un buen ejemplo son espinacas, acelgas, judías verdes, zanahorias, patatas, tomate, entero o triturado al natural, cebolla y cabezas de ajo crudos.

Frutas y frutos secos: Los especialistas recomiendan fruta deshidratada o confitada, mermeladas, papillas de fruta y zumos sin azúcar añadido esterilizados. También frutos secos naturales o tostados como almendras, avellanas o pistachos.

Carnes: Se puede optar por pata de jamón serrano, cecina y lomo embuchado, ternera, pollo y cerdo.

Pescados y mariscos: Recomendables son salazones de bacalao y atún, conservas de pescado al natural o en aceite de oliva , conservas de marisco al natural o alimentos perecederos como merluza, dorada o salmón.

Además todo ello, hay que rellenar la cesta con lácteos, aceites y vinagres, cafés, tés y especias.

Estos son los alimentos recomendados por un Técnico Superior en Dietética en base a la formación que ha recibido. Precisamente esa preparación, llevada a tratar de alcanzar la excelencia es la que ponemos en práctica en ITEP mediante la modalidad online de este ciclo, para que cualquier persona que así lo desee pueda emprender esta senda laboral con independencia de su contexto vital.