Hace dos noches entró en vigor el horario de invierno. La hora de sueño que ganamos, la noche del sábado al domingo, esta estación nos la cobra con un hecho que se alarga durante meses. Adelantar el anochecer hace que en la latitud en que está enclavada España la luz solar nos abandone muy temprano. Está estudiado que, siendo una sociedad tan abierta y dada al contacto con nuestros allegados, los efectos de este adelanto de la noche genera en nuestro cuerpo reacciones medibles. Más aún este año que la pandemia nos tiene emocionalmente, también, contra las cuerdas. Esas reacciones pasan por una disminución del estado de ánimo. El lacónico invierno entra por nuestras ventanas apagando la luz del día cada vez más temprano. Esto significa que el decaimiento, sobre todo en el tiempo de adaptación, es el protagonista de nuestro día a día, y todo ello suele estar acompañado por un relativo estado de cansancio. Hoy descubriremos que, de entre las maneras de revertir ese cansancio, también podemos contar con los conocimientos de profesionales como son las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Dietética en Madrid, por ejemplo. La alimentación puede marcar la diferencia en nuestro estado de ánimo.

Como ya sabéis, en ITEP, contamos con la oportunidad de conocer de cerca la preparación que reciben estos profesionales. Sabemos los conocimientos que adquieren y les hacen perfectamente conocedores de lo que la nutrición y una dieta determinada puede hacer por las personas que pasan por sus manos. El Técnico Superior en Dietética tiene capacitaciones para mediar en la alimentación de las personas para muchas circunstancias más que la perdida o no de peso. Conocer la composición de los alimentos y las propiedades que pueden desarrollar para mejorar las distintas dimensiones de la salud humana, les hace profesionales esenciales.

Como decíamos al inicio de este texto, las próximas semanas suelen traer cierta sensación de hastío y de cansancio. Desde la dietética hay determinadas soluciones que pueden ayudar a sentirnos mejor de ánimo y energía. En base al dominio en la materia que tienen los trabajadores de la salud que hoy nos ocupan, os ofrecemos información sobre 4 alimentos que son capaces de ayudar en revertir el cansancio o la sensación de falta de energía:

-Avena: Tres son los factores que hacen de este alimento una gran fuente de energía. Los hidratos de carbono, el efecto saciante de la fibra dietética, y su contenido en fósforo, magnesio y proteínas.

-Plátano: Es un hecho conocido que esta fruta es usada por deportistas de élite para reponer energía y fuerzas tras un gran esfuerzo. Ello es por el potasio que este alimento contiene, fuente de energía de larga duración. 

-Espinaca: Este icónico vegetal es un importante regulador de una de las sustancias que nos ayuda en la lucha contra la fatiga y el cansancio. El hierro que posee ayuda a evitar la anemia, una importante causa de sensación de cansancio. 

-Proteínas vegetales: Este componente alimentario, presente en alimentos como las lentejas, la soja o los garbanzos, contiene antioxidantes, bajo contenido en grasas saturadas y no suman colesterol a la dieta.

Como se puede ver, hay multitud de variables que entran en juego en la alimentación de cada persona y es por eso que la formación de los profesionales, como el Técnico Superior en Dietética, es tan importante que sea lo más sólida y completa posible. En ello ponemos el mayor de los esfuerzos desde ITEP. De ese modo, mediante un método basado en la profesionalidad de nuestro profesorado y los medios didácticos más completos, tratamos de preparar de la mejor manera posible a los trabajadores de la especialidad del presente y del futuro.