Desde la ventana donde se está escribiendo el texto que estás leyendo en este momento se puede ver gran parte de Madrid. A lo lejos, escoltando las inclinadas torres Kio se erigen las Torres Europa, cuatro enormes edificios que sobresalen, claramente, muy por encima, en altura, del edificio España o el característico edificio escalonado que comanda la Plaza de España. Justo al lado de los cuatro rascacielos una, informe aún, figura está creciendo. Envuelta en andamios y redes de seguridad, y trufada de grúas que por el día se mueven sin descanso y por la noche lucen cual escueto árbol de navidad sus luces rojas de posición, una nueva edificación va ganando en altura. Esta radiografía mínima el skyline de Madrid nos sirve de símil para el tema que nos ocupa hoy. Frente a las construcciones más clásicas, se han erigido edificios nuevos más altos, más modernos y que han irrumpido con fuerza, mientras los que vendrán están creciendo. Lo mismo se puede decir del ámbito empresarial, como de sobra saben las personas que han realizado, y superado, el Curso de Técnico Superior en Administración y Finanzas en Madrid, por ejemplo. Si las cosas se hacen bien, crecer puede ser un hecho.

Son fuentes fiables estos profesionales de la gestión empresarial. Como bien sabéis los que sois lectores habituales del blog de ITEP, el Técnico Superior en Administración y Finanzas tiene amplia visión de la situación de una firma gracias a la formación que recibe, y que le confiere una cosmovisión del estado de la firma para la que trabaja. Siempre hemos dicho que esta profesión es una suerte de cimientos de la empresa, porque la sustenta. Hoy, como veremos a continuación, podemos decir que también pueden ser los arquitectos de cualquier proyecto empresarial, puesto que también dominan el arte el plan de viabilidad.

La idea de montar una empresa es ya de valientes, pero si esos valientes se rodean y se dejan aconsejar por personas que sepan navegar por ese mar revuelto, mejor que mejor. Son muchas las variables que entran en juego, y que hay que tener en cuenta a la hora de poner en juego la posibilidad real de la creación de la empresa, de su viabilidad.

Una de las medidas que deben ser tomadas es aquella que afecta a la viabilidad económica, esto es, la dimensión que evalúa si la inversión se verá superada por la rentabilidad o el camino que lleva a esa rentabilidad de tener diferentes alternativas de inversión. La viabilidad financiera medirá si el colchón de recursos que nos daría la tranquilidad de actividad es suficiente para echar a andar un proyecto. Una vez establecidos estos parámetros la viabilidad comercial nos arrojará datos sobre el mercado, la oportunidad y las necesidades esenciales del negocio en sí. Otro marco de referencia necesario es el que otorga la viabilidad jurídica, aquella que pone el acento en la legislación vigente o el control de riesgos laborales. Por último, la viabilidad medioambiental pone el peso en el cumplimiento del respeto del entorno natural en términos de emisión de residuos o el control de la contaminación de cualquier tipo.

Este es, grosso modo, el plan de viabilidad previo a la creación de cualquier empresa. Como se puede ver, exige el dominio de un amplio espectro de conocimientos. Por eso es recomendable contar con un Técnico Superior en Administración y Finanzas en las fases previas del nacimiento de una firma. Desde ITEP procuramos poner nuestro grano de arena formando a la generación presente y futura de estos profesionales. Mediante la preparación ejemplar de nuestro profesorado y un programa completo y exigente de prácticas, visitas y charlas, tanto dentro como fuera del aula, perseguimos ese objetivo.