Hay aventuras que no se parecen a nada de lo que se tiene prefijado a este concepto. Cuando hablamos de expedición pensamos en una espesa jungla llena de maleza y animales de diverso pelaje. De montañas altísimas cuya coronación es un ejercicio de casi suicidio placentero. Profundidades abismales en las que el oxígeno es el bien más preciado. O el transcurso de días y días combinando medios de transporte de lo más singular para visitar paisajes tan bellos, a la par que peligrosos, como un desierto apabullante. Expediciones que ponen al ser humano delante de un crudo espejo que le enfrenta a sus fortalezas, sus debilidades su capacidad de superación. Seguramente, si os decimos que, a lo largo del texto que tenéis delante, os vamos a hablar de una aventura, no exenta de riesgos, vuestra mente os ponga en uno de los escenarios arriba descritos. Sin embargo, os vamos a hablar de una aventura de territorio urbano, que atrae a personas valientes y que sugiere la necesidad de contar con los conocimientos o la ayuda de una persona que haya realizado el Curso de Técnico Superior en Administración y Finanzas Online. Queremos asomarnos al reto en que se ha convertido el ejercicio del emprendimiento.

Esta aventura es un camino largo, por eso la experiencia de estos profesionales como el Técnico Superior en Administración y Finanzas puede convertirse en el mejor de los sherpas para lograr una escalada llevadera a uno de los montes más complicados de coronar, el éxito. En este proceso, el hecho de contar con una formación sólida y completa es la vía a poder conseguir alcanzar objetivos reales. Una formación transversal como la que aplicamos en ITEP, y que es posible conseguirla mediante la modalidad liberadora de estudiar de manera online, puede poner las primeras piedras del camino a un futuro prometedor, por mucho trabajo que conlleve.

Pero de formación solamente no vive el buen emprendedor. Además a esos conocimientos técnicos que son esenciales para poder construir el andamiaje estable de un negocio y que soporte los envites que trae consigo el hecho de poner en píe un negocio, incluso hacerlo funcionar, el propio emprendedor es un elemento vital de la ecuación. La persona tras la marca debe contar con unas características que le preparen para lo que pueda venir, que le motive para empezar una senda llena de imprevistos y que le haga impasible al desaliento.

A modo de ejemplo, os vamos a enumerar algunas de esas características* esenciales en el emprendedor:

-Autoconfianza: Creer en sus propias cualidades y habilidades
-Creatividad: Contar con la facilidad para imaginar ideas y sacar adelante proyectos nuevos.
-Autonomía: Poder actuar sin necesidad de una supervisión inmediata, así como poder tomar iniciativas y decisiones.
-Capacidad de asunción de riesgos: Tener la capacidad de actuar con decisión ante situaciones
que exigen cierta osadía por la dificultad que entrañan.
-Tolerancia a la frustración: Poseer una gran tolerancia a la aparición de contratiempos o demoras en la satisfacción de los deseos, soportando circunstancias desagradables. Esto requiere minimizar el sentimiento de ansiedad, tristeza, resentimiento y/o enfado.

Estas son solo unas pocas de las necesidades esenciales del emprendedor. Sin lugar a dudas, una formación como la que supone contar con el título oficial de Técnico Superior en Administración y Finanzas puede ser un factor diferencial en el proceso. Por eso mismo, desde ITEP ponemos todos los medios a nuestro alcance para que cualquier persona que quiera, independientemente de su contexto vital, formarse en esta disciplina pueda hacerlo, gracias a un equipo pedagógico excepcional y unos medios tecnológicos a la altura de las grandes universidades del mundo, y que nos ha permitido seguir con el ritmo del curso incluso en el estado de Alarma que vivimos, de manera Online.

*sacadas de los apuntes reales del Ciclo de Grado Superior del que hoy nos ocupamos.