En los albores de lo que conocemos como civilización, en un momento de tránsito entre el politeísmo griego y el establecimiento de los conocimientos científicos como verdadero volante de dirección del ser humano, hubo un punto geográfico que tuvo una relevancia crucial. La ciudad egipcia de Alejandría, por muchos motivos se convirtió en la cuna de uno de los más grandes proyectos de la humanidad. La convivencia de culturas, de idiomas y de saberes, dieron lugar a la instauración de la posteriormente conocida como la Biblioteca de Alejandría, un intento de reunir, en un mismo espacio físico, los conocimientos más relevantes del mundo y la recolección de documentos, a completa disposición de quien requiriera de los mismos, que sirvieran, a modo de consulta, para que las personas, las mentes que quisieran investigar y llevar a la civilización a dar un paso adelante pudiera hacerlo. Con este concepto en la mente, queremos usarlo para, en forma de símil, hablaros de una disciplina profesional que se erige como esta institución en el ámbito empresarial. Para cualquier compañía, sea pequeña, media o grande, las personas que realizan, y superan, el Curso de Técnico Superior en Administración y Finanzas Online suponen ser una suerte de Biblioteca de Alejandría.

Estos profesionales son los celosos guardianes de aquella documentación que hace posible el desarrollo habitual, a corto, medio y largo plazo, de la empresa para la que prestan sus servicios. La capacidad polivalente y multitarea del Técnico Superior en Administración y Finanzas hace que, por distintos canales, lleguen a su poder documentos de distintas vías y departamentos de la empresa. Por esto decimos que, como el mítico edificio, estos trabajadores suponen el verdadero andamio que sostiene el armazón de la firma por la información que atesoran y manejan, en su día a día, en el desempeño de su trabajo.

Hace algunos post, relacionados con la disciplina que hoy nos ocupa, hablábamos de que el profesional administrativo tiene cierta influencia y responsabilidad en cierto control del stock de la empresa. Para que este control fluya y no haya falta de producto, la relación con los proveedores es esencial. Realizar pedidos es una actividad, que lejos de ser puntual, es una acción que pide al trabajador que la gestiona control y seguimiento. Por eso, hoy nos centramos en las características generales que contempla del Registro de pedidos emitidos, un documento que recoge los acontecimientos que suceden entre que se realiza el pedido hasta que se recibe de manera correcta.

La información que contiene el documento es el siguiente:

– Número de pedido: número asignado al pedido, el que figura en el documento.
– Fecha de emisión: día y mes que se envió el pedido.
– Importe del pedido: el correspondiente a las mercancías solicitadas.
– Proveedor: nombre o razón social del proveedor.
– NIF: número de identificación fiscal asignado al proveedor.
– Fecha de entrega: plazo acordado en el pedido.
– Almacén: lugar de entrega o almacén para el cual se solicitaron las mercancías.
– Fecha de recepción: día en el que se reciben las mercancías en el almacén.
– Número de albarán: número de documento que se firma aceptando el envío.

El Registro de pedidos emitidos se suma, así, a la colección de documentos que maneja el Técnico Superior en Administración y Finanzas. La variedad de funciones que éste tiene hace que su formación deba ser sólida. Por eso en ITEP, cuando adoptamos, la modalidad Online de este ciclo, tuvimos claro que la necesidade de dominar la ofimática sería un extra para nuestros estudiantes, por eso les brindamos la tecnología más moderna para del desarrollo del curso y el asesoramiento de un equipo pedagógico de excepción.