Hay momentos en la historia que todos recordamos con vívida exactitud. Dependiendo de la edad que se tenga, esos momentos son unos u otros. Si se es mas mayor se recuerda con claridad, por ejemplo, la llegada del hombre a la luna o, en el caso de nuestro país, el modo y el momento en que abrazamos la democracia. La caída del muro de Berlín, el inicio de la zona Euro y, sobre todo, grandes acontecimientos que nos han dejado a todos marcados de una manera definitiva, como fueron los atentados del 11-S y el 11-M, son también claros ejemplos de respuesta a la pregunta típica de “¿Recuerdas dónde estabas tú el día…?”. En el terreno personal, todos recordamos fechas concretas como primeras citas, nacimientos, cumpleaños y otras efemérides. Entre esas efemérides, y más ahora que estamos en una situación compleja, también recordamos como un hito en nuestra vida el primer contrato profesional que nos hacen. En ese proceso que marca una meta personal de cada persona tiene un papel importante la persona que realiza el Curso de Técnico Superior en Administración y Finanzas Online. Hoy queremos arrojar un poco de luz sobre lo que debe contener un contrato para que sea correctamente ejecutado.

En este proceso, estos profesionales, tienen mucha influencia por el conocimiento que adquieren en su formación, como bien sabemos en ITEP. Si sois asiduos de este nuestro, y vuestro, blog, sabréis que el Técnico Superior en Administración y Finanzas es una de esas piezas esenciales en la estructura organizativa de una empresa. Y lo es desde uno de los puntos más vitales de una marca la de la selección del personal, el control de su calidad de vida laboral y de la del cumplimiento a rajatabla de la legislación vigente en cuanto a recursos humanos.

Un contrato es mucho más que un mero papel que te asocia a un puesto de trabajo. Esos párrafos colocados negro sobre blanco puede ser la puerta a muchas cosas, el desahogo de otras tantas y el acercamiento a los sueños que quedan por cumplir. Por eso, por la importancia intrínseca que tiene, su conformación debe ser gestionada con rigor, profesionalidad y respeto a lo estipulado. Pero, como es obvio, este tipo de alianzas comportan dos partes. Es por eso que lo mejor es que las dos ídem interesadas conozcan lo que debe delimitar y contener un contrato de esta naturaleza:

Los principales campos que deben ser recogidos por el documento serían los siguientes:

– El lugar y la fecha concretos donde se realiza y firma el contrato.
– La identificación de ambas partes implicadas.
– Nombre concreto y exacto del puesto de trabajo y categoría profesional a la que corresponde.
– Lugar donde se realizará el trabajo al que alude el contrato.
– Jornada y horario de trabajo específicos.
– Duración: fecha de comienzo y finalización en su caso si procediera.
– Retribución: Salario base y demás complementos. Todos perfectamente estipulados.
– Duración de las vacaciones anuales y método de petición y concesión de las mismas.
– Plazo de preaviso para la extinción pactada del contrato.
Convenio colectivo que regula este contrato.

Como podemos comprobar, es un concepto, el del contrato laboral, lleno de ramificaciones y de circunstancias que deben ser tenidas en consideración. Es por esta razón que la gestión de los mismos debe ser realizada por personal que conozca el terreno en que se mueve, como el Técnico Superior en Administración y Finanzas. Desde ITEP consideramos que su rol en el entramado empresarial es esencial, por eso nos esforzamos por acercar la disciplina, a cuantas personas deseen emprender este camino, y lo hacemos ofreciendo la modalidad online del ciclo para que se pueda sacar adelante con total libertad de horarios y que estos no sean un impedimento.