La distancia es, como muchos otros de los elementos que conforman nuestra vida, un concepto relativo. Pese a esa, más o menos, cercanía que la luna nos muestra cada noche, nadie diría, cuando la contempla que, de media, nos separan 384.400 kilómetros. Lo mismo pasa con nuestra estrella principal. Pese a que hay puestas de sol en las que parece que está casi al alcance de la mano, en realidad el astro rey se sitúa a casi 150 millones de kilómetros. Aunque tampoco hay que mirar excesivamente al firmamento, en el plano más terrenal, la distancia entre dos puntos viene determinada, también, por aquello que motive el recorrer desde el punto A al punto B, así puede parecer más o menos largo el trayecto. Esta circunstancia no siempre es una incógnita. Hay casos, por ejemplo, aquellos en los que tiene cierto protagonismo la persona que ha realizado del Curso de Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico Online, que una moderada distancia puede ser un problema más que otra cosa. Que el ánimo de quien debe hacer ese viaje se ve afectado por una dolencia que, más que otra cosa, incrementa las molestias de realizar el más mínimo desplazamiento y la incomodidad inherente al mismo por muy corta que sea la distancia.

Ante esta tesitura caben dos opciones, la primera es hacer que, los pacientes que requieran el estudio por imagen diagnóstica, tengan un desplazamiento lo más corto y confortable posible para así acercarles a un centro hospitalario de referencia en el caso de que vivan en una provincia que no cuente con un servicio especializado de estas características, y la segunda opción seguir el típico paradigma de “si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma”, esto es, que se cuenten con los medios técnicos para acercar al paciente la tecnología que requiere.

En estos días, se está produciendo en la provincia de Guadalajara un ejemplo de esta segunda opción. El Hospital de Guadalajara está acometiendo obras de mejora y por ello ha dejado de poder atender a pacientes que tengan que pasar por las manos de un eficiente Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico. En un primer momento, se tomó la decisión de desviar a los pacientes a Ciudad Real y Madrid. Posteriormente se ha tomado una decisión que ha evitado ese traslado a los enfermos, algunos de ellos aquejados de enfermedades tan complejas como procesos tumorales.

Desde el mes de junio, funciona en este centro hospitalario una unidad intermitente que puede realizar Tomografías por Emisión de Positrones (PET) y Tomografias Axiales Computerizadas (TAC) una semana de cada tres, aunque con la posibilidad de aumentar su uso dependiendo de las necesidades del servicio. Esta aportación logra evitar el desplazamiento a otras provincias, reduce los tiempos de atención, mejora la calidad de atención el paciente y minimiza la temporalidad de acceso a los resultados de cada prueba. Todo esto es posible gracias a la aplicación de equipamientos de tecnología punta como los que poco a poco se están instaurando mediante el programa de actualización de maquinaria médica en nuestro país.

Pero como otras muchas veces hemos insistido desde este blog, la tecnología se queda en nada sin unas manos expertas que la dominen. Por eso desde ITEP tratamos de formar, ahora también en la modalidad online, al futuro Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico. Recurriendo a la formación a distancia, el alumno será el dueño de su propio ritmo de estudio al contar con una flexibilidad total de horarios. Gracias a medidas como el campus virtual de última generación y a la adaptación de los medios didácticos a esta nueva realidad, nuestros alumnos culminarán su formación en esta disciplina con la garantía de contar con una preparación a la altura de las circunstancias y de las exigencias del mercado laboral y sanitario.