Hoy se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama. Desde este colectivo se insiste desde tiempos inmemoriales de que el primer paso, casi el paso cero, de la curación está basado enteramente en la prevención y la vigilancia por parte de las propias mujeres. Se ha puesto el énfasis tradicionalmente en el peso específico que la autoexploración tiene en la detección, de cualquier anomalía estructural y al tacto, que pudiera hacer encender las luces de alarma. Para ello se han ocupado, desde distintos puntos de vista, de educar y formar en este ámbito a generaciones de mujeres que no sabían cómo se tenía que hacer, para, de este modo avanzar en términos de precocidad de diagnóstico. Estos son los pasos previos al proceso de afrontar un diagnóstico oncológico. Hace unos días, abordábamos en este blog los pasos que se dan cuando la diagnosis se ha confirmado y se debe recurrir a métodos como la Radioterapia para ponerle remedio. Hoy, atendiendo al trabajo que realizan las personas que han superado el Curso de Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico Online, queremos profundizar un poco más en los métodos que se usan para pasar de la sospecha a la certeza, o no, del pronóstico de cáncer de mama.

Esta disciplina ha adquirido, con el paso del tiempo y los avances conceptuales y tecnológicos, una preponderancia evidente en el ámbito sanitario. De las salas donde el Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico desarrolla el día a día de su trabajo salen sellados muchos destinos a corto plazo, bien porque se ha descartado una enfermedad como de la que hablamos hoy, o bien porque se ha confirmado y se tienen que poner, a la mayor brevedad posible, los medios para tratar de paliarla y/o curarla. De ahí que la responsabilidad de la labor de estos profesionales sea alta.

Afortunadamente, a una formación de lo más completa y eficiente de estos trabajadores sanitarios, se suman, día a día, soluciones tecnológicas que acercan la posibilidad de afinar el diagnóstico y restar espacio a los falsos positivos, además de determinar con exactitud qué tipo de lesión se da, si es el caso. Hasta hace poco, en términos de imagen diagnóstica, cuando una paciente acudía al médico por la aparición de algún indicio, el médico, en función de la edad de la misma determinaba la realización de una ecografía, si quien acude a la consulta es menor de 45 años, y una combinación de ecografía y mamografía, si la mujer es mayor de esa edad. A día de hoy se suma un método novedoso de revisión estructural de las mamas. Este, es la evolución de la mamografía y se conoce por el nombre de tomosíntesis. Esta prueba, a diferencia de su predecesora, facilita al equipo médico una serie de imágenes, en contraposición a la imagen única de la mamografía, que pueden lograr la conformación de un modelo 3D de la zona explorada y que, así, permite determinan con claridad meridiana si la masa a estudiar puede ser benigna o por el contrario requiere atención y, si este es el caso, la dimensión, la densidad y las características propias del problema.

Como siempre decimos, la tecnología facilita el proceso, pero sin manos expertas que la manejan no serviría de nada. En base a esa premisa, en ITEP buscamos poner nuestro granito de arena potenciando una formación a distancia que ponga al alcance de la mano a toda aquella persona que quiera convertirse en Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico con las mismas garantías de la educación presencial pero siendo el dueño del tiempo que ocupa en su formación gracias a la flexibilidad de horarios que da la modalidad online. Por nuestra parte garantizamos, mediante la implantación de medios tecnológicos y humanos , una calidad de enseñanza basada en métodos integrales de enseñanza, de la mano de profesionales contrastados, y con unos medios didácticos acorde con las exigencias de la disciplina.

Todas las personas que conformamos ITEP apoyamos el Día Mundial del Cáncer de Mama y queremos mandar todas nuestras esperanzas y ánimo a las mujeres que pasan por este trance. ¡Podéis con ello!