Hay una leyenda mitológica de la antigua Grecia que nos ha llegado a nuestros días, ha sido objeto de versiones teatrales, cinematográficas e incluso en forma de novela gráfica. Nos habla de la figura de un poderoso guerrero que era implacable y que no encontraba rival hasta que la insistencia y la puntería de alguien a su altura acabó con él. Cuenta este mito que Tetis, diosa del Olimpo tuvo un hijo con el mortal Peleo. En virtud de las envidias que esto había levantado en otros dioses, la madre del niño decidió imbuirle la inmortalidad zambulléndole en las aguas de la laguna Estigia. El problema vino por el lado de que para hacerlo tuvo que sujetarle por el talón y esa parte del cuerpo quedó vulnerable. Cuando fue adulto, y con una vida militar sin rival, Aquiles fue alcanzado por una flecha en ese talón mortal y murió ante la sorpresa de quienes le rodeaban. Hoy queremos usar esta leyenda como metáfora de la importancia capital que personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico en Madrid, por ejemplo, pueden tener en la detección y lucha contra un implacable rival como es el cáncer.

Como bien sabemos, los que escribimos y los que leéis este espacio de actualidad de las disciplinas tocantes a ITEP, la labor del Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico es esencial en la detección de anomalías que ponen en peligro la calidad de vida y la salud de los pacientes. En los conocimientos que adquieren en su formación logran dominar las propiedades de la maquinaria y las sustancias que posibilitan conocer casi al milímetro la estructura y el funcionamiento del cuerpo humano casi en tiempo real. Es la combinación de la tecnología más puntera, con la sapiencia de los profesionales lo que logra que los resultados que se consiguen sean excelentes.

Esta combinación tan exitosa tiene resultados positivos en muchos de los casos de tumores que se someten a estudio. La concreción de las imágenes resultantes, de las distintas pruebas diagnósticas, consiguen que el tiempo de detección y emprendimiento de los tratamientos necesarios se haya acortado. Ahora, como las flechas que acabaron con la inmortalidad de Aquiles, los medios disponibles se dirigen a ser lo más certeros posibles, no solo en la detección de las lesiones potencialmente tumorales, sino también en la consecución de muestras que determinen la gravedad o no de tal lesión.

Biopsia prostática de fusión es el nombre de la técnica que, poco a poco, se va implantando en algunos hospitales para detectar el cáncer de próstata. En ella se combinan las imágenes captadas por resonancia magnética y por ecografía, para que, de la coexistencia y sincronía de las mismas, se pueda visualizar el tejido a examinar de la manera más prístina posible de modo que se pueda extraer una muestra (biopsia) de aquella zona que pueda resultar más esclarecedora de la naturaleza, composición y grado de desarrollo del tumor. Sin duda otro de los grandes avances para frenar a esta terrible enfermedad.

Pero como siempre decimos cuando abordamos esta temática, la tecnología puede facilitar las cosas, pero sin el elemento humano esta no sería una realidad. Es por eso qué la formación del Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico es tan importante. En ITEP somos plenamente consciente de ello, por eso ofrecemos los mejores recursos posibles a los alumnos que nos eligen para aprender esta disciplina. El hecho de ponerse en manos de los mejores profesores, contar con la familiaridad de los grupos reducidos, tener a mano los medios didácticos más completos y realizar prácticas desde casi el primer día es nuestra receta al éxito personal.