Estar ingresado no es agradable para nada. Sobre está afirmación se extiende toda una red de motivos y de circunstancias que hacen que se cumpla en el 99% de los casos. Es evidente que el hecho del ingreso viene precedido por un malestar, por un daño físico o por un problema que hace que esto sea necesario, y a partir de ese momento, con la incertidumbre por bandera, por el respeto que infunde estar bajo tratamiento por algo que no siempre se entiende de donde viene o los potenciales efectos que sobre nuestro organismo puede tener, se enfrenta uno a unos días de encierro, de cuidados permanentes que interfieren, en muchas ocasiones, en la propia intimidad del paciente y suponen una quiebra de la rutina habitual del mismo. Es por esto, que desde las distintas fuentes sanitarias y médicas que interactúan con el enfermo, se buscan las fórmulas que hagan del ingreso el proceso menos incómodo para quien lo sufre, aunque el objetivo de curarle sea la prioridad. En el caso de las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico Online, y como veremos a continuación, se logra posibilitando que las movilizaciones del paciente sean las menos necesarias posibles.

Como ya sabemos, por la cobertura que le solemos dar a la profesión en este blog, el Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico es una parte fundamental en el ciclo que sigue una dolencia hasta ser curada, o minimizada en el peor de los casos. Inicialmente es través de pruebas diagnósticas como se detecta, identifica y clasifica el tipo de lesión, posteriormente estos mismos procedimientos dotan de los datos visuales que señalan el efecto, que el tratamiento propuesto, está teniendo sobre el paciente. Bien es cierto que estas pruebas, en su mayoría requiere de equipamientos grandes y pesados difíciles de transportar, aunque no todos.

En un hospital de Madrid, están usando a modo de prueba un ecógrafo miniaturizado que hace posible la realización de este test a “domicilio”. Esto quiere decir que no hace falta trasladar al paciente ingresado, de su habitación a otro espacio del hospital, para que le realicen una ecografía. En los últimos meses, todos los pacientes que han necesitado del uso de este instrumento de diagnóstico en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, han sido atendidos en la habitación donde están ingresados. Esta manera de actuar no solo ha logrado minimizar la incomodidad del enfermo, sino que ha logrado una intervención mínima en su intimidad, a la vez que ha aligerado el uso del equipo, la realización de la prueba y la obtención de resultados.

Esto ha sido posible gracias a un ecógrafo ultra portátil, no mucho más grande que un ordenador, que conectado a una tablet puede hacerse llegar a cualquier punto del hospital con la comodidad extra de que, usando la red wifi del mismo, en la tablet el profesional encargado de la prueba puede tener acceso ilimitado a la historia clínica de la persona ingresada. En resumen, tecnología al servicio de la curación del paciente, pero pensando en la comodidad del paciente.
Como queda claro, los recursos de última generación son la solución para el tratamiento del paciente contando con su dignidad y comodidad. Conceptos estos que nos encargamos, en ITEP, de potenciar, desde las herramientas con qué contamos para desarrollar la formación online de las personas que ven en la labor del Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico su futuro laboral. A través de un profesorado implicado en esa tarea y que, mediante los recursos tecnológicos con qué contamos, pone a disposición de su alumnado no solo sus conocimientos sino también su disponibilidad, perseguimos el objetivo de que cualquier persona que lo desee, independientemente de su contexto vital, pueda acceder a la formación que desea alcanzar.