Hay escenarios que se prestan especialmente a la charla intrascendente que rellene un silencio relativamente incómodo entre dos desconocidos. El ascensor de una comunidad de vecinos o la cabina de un taxi son dos ejemplos de ello. En esos casos se tiende a conducir la conversación hacia un tema que es común a los dos interlocutores y que suele ser inocuo. El tiempo. Este año, la meteorología está dando mucho que hablar en esos contextos y en otros. El calor, por encima de la media en muchos países está generando, no solo conversaciones de relleno, sino también efectos en la población muy notables. Es tan sólo un ejemplo de lo perceptible que se está haciendo el cambio climático que nos amenaza. La Tierra nos está recordando lo irresponsables que somos en el uso de combustibles fósiles, en la contaminación de los mares o en la explotación de recursos no renovables. Hasta cierto punto, parte de la población está siendo sensible al cambio y trata de minimizar su impacto en este proceso. Hoy queremos poner el acento en una de las disciplinas que nos es tocante, el de las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos Online para ver como lo hacen ellos.

De manera más o menos cíclica, tratamos de poner, negro sobre blanco, en este vuestro blog, algún aspecto relacionado con el trabajo de estos profesionales. Como casi todos ya sabéis, entre otros muchos desempeños, el trabajo del Técnico Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos se apoya en tres argumentos clave. El cuidado y vigilancia del personal del alojamiento para el que trabaja, la creación y el mantenimiento de servicios que puedan satisfacer a su clientela, y la interrelación entre el entorno donde está ubicado el negocio y el propio negocio en sí.

Este tercer punto es el que nos ocupa hoy. En un efecto expansivo, desde las mismas habitaciones el alojamiento, hasta el medio ambiente global, pasando por el entorno más cercano, los profesionales de la gestión de alojamientos tienen una importante responsabilidad con sus clientes que se resume en términos de sostenibilidad. Por no olvidar que, en plena corriente de preocupación por el cuidado el medio ambiente, una correcta utilización de recursos y medidas ecológicas puede ser un argumento muy positivo para algunos clientes.

Puestos así, queremos repasar algunas medidas, que responden a este perfil, que un alojamiento vacacional puede sacar adelante:

– Bombillas LED: El uso de este tipo de bombillas, pese a que pueden ser un poco más caras, aseguran una durabilidad mucho más extensiva y, además, no usan elementos tóxicos.
– Electrodomésticos A++: En la mayoría de los hoteles se presta el servicio de minibar. Pues bien, si ese pequeño electrodoméstico es de categorización A++ en vez de A+++, en términos globales se reducirá el gasto energético dedicado a esto casi un 80%.1
– Reciclaje: Facilitar, en todo el centro de alojamientos, los medios para que las tareas de reciclado sean fáciles y cómodas de hacer facilitará la interiorización del compromiso de clientes y personal con este tipo de prácticas.
– Bicicletas: Muchos establecimientos han optado por sumar a sus servicios el de alquiler de bicicletas. Esta apuesta por el ejercicio además reduce el impacto ambiental y sigue garantizando la movilidad de los huéspedes.

Estas son solo algunas pinceladas de las políticas de actuación que pueden hacer de un establecimiento hotelero, por ejemplo, un negocio sostenible. Pero la aplicación de estas y otras medidas vienen precedidas por la determinación y visión de profesionales como el Técnico Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos. Para que esas decisiones sean amparadas por la formación que éste recibe, desde ITEP hemos apostado por la formación Online de modo que el contexto vital nunca sea un motivo por el cual no perseguir el deseo de aprender esta disciplina. Contamos, para darle cobertura, con los mejores medios tecnológicos posibles y con un equipo pedagógico que acompaña al alumno a lo largo de los dos cursos de que consta el ciclo para que, en ningún momento, se vea solo en el proceso.