Estamos inmersos en el mes de julio. Históricamente es este un mes de los que mayoritariamente los españoles han escogido para irse de vacaciones. En este tema, las opciones se acercan a la tendencia al infinito. Vacaciones familiares, de pareja, de grupos de amigas y/o amigos, lunas de miel o despedidas de soltera y/o soltero son solo algunas de las opciones posible. La organización de uno de estos días de asueto empieza siempre con la misma pregunta, ¿A dónde vamos? Cuando el pistoletazo de salida, que supone ser esa pregunta, da inicio a un proyecto de viaje llegan las siguientes fases. Elegir el destino es fundamental. Cuando esta duda se ha resuelto queda por descubrir quien se apunta a un viaje de esas características. El siguiente paso es ver como es posible cuadrar las agendas, las obligaciones y deberes laborales y familiares de cada uno hace que esta parte del plan sea normalmente más largo de lo deseable. Solo cuando esto ha quedado claro se procede a lograr los requisitos indispensables del disfrute de un buen viaje. Por un lado, el transporte y por otro donde pernoctar. Y en esto último, las personas con el Curso de Técnico Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos Online superado tienen mucho que decir.

El verano, según sea la localización geográfica del establecimiento para el que desarrolla su actividad, es un gran momento de movimiento en los alojamientos turísticos. Esta potencial demanda y la gran oferta disponible que entra en competición por atraer a los turistas, tanto autóctonos como extranjeros, hace de cada decisión del Técnico Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos un acto de suma importancia. Cada vez más, uno de esos recursos a los que recurren estos profesionales es el que se corresponde con contar con una piscina en el complejo hotelero a disposición de los clientes.

Según un censo realizado recientemente, más de 15.000 son las piscinas instaladas entre hoteles, campings y alojamientos rurales. Y la tendencia está inclinada claramente al alza en este sentido. Una piscina es una inversión de clara y rápida recuperación por los beneficios, no necesariamente exclusivamente económicos, que trae consigo. Atrae la atención, el alojamiento gana en repercusión y atracción para los visitantes. Sin embargo, también hay que medir las responsabilidades que trae adheridos.

Por el principio de competencia del que hablábamos antes, si la decisión operativa de instalar una piscina es afirmativa, se requerirá que el propio elemento de ocio acuático sea moderno y novedoso, lo cual implica un porcentaje de gasto extra. A todo ello hay que sumarle el hecho de que, por concienciación y respeto al medio ambiente, se espera que la instalación incida en la sostenibilidad y la eficiencia energética.

Por otro lado, y como no puede ser de otra manera, la seguridad debe ser uno de los ejes centrales en la discusión de instalar, o no, un elemento de ocio acuático en un alojamiento turístico. Estar al tanto de las medidas de seguridad en el tratamiento del agua, en el acceso y en la vigilancia de la piscina debe ser una prioridad.

Todas estas circunstancias hacen de la valoración de un proyecto así un camino largo y que debe estar basado en la preparación y la visión del profesional que lo lleve a cabo. Por eso, desde ITEP buscamos preparar, a los alumnos que nos escogen para formarse como Técnico Superior en Gestión de Alojamientos Turísticos, en su modalidad Online, con los recursos necesarios para afrontar cualquier reto. Para ello, apoyamos y reforzamos nuestra apuesta por la educación online aportando el rigor y la exigencia de formación presencial pero con los recursos, tecnológicos y humanos, que aseguren la posibilidad de dotar de libertad absoluta al alumnado.