En un mundo anterior a las opciones de ocio audiovisual que hoy conocemos, cuando Netflix, Amazon Prime, o incluso Youtube eran tan sólo el prototipo en mente de algún visionario, la sana competencia entre la televisión pública y las novedosas teles privadas de reciente nacimiento traía consigo, para el espectador, el disfrute de diversos contenidos que hoy nos parecerían anacrónicos pero para la época eran muy disfrutables. Uno de ellos fue la premiada y aclamada serie “Farmacia de Guardia, que, como su propio nombre indica, contaba los avatares de una familia cuyo negocio era una farmacia. Más allá de los avatares de esa peculiar familia, queremos hacer hincapié en la cabecera, puesto que, a su manera, hacía un guiño y un repaso a lo que, tradicionalmente había sido la labor el farmacéutico de antaño, el boticario. El profesional que dominaba diferentes elementos químicos y naturales con los que elaboraba los medicamentos que trataban de aliviar los dolores y dolencias de las personas que recurrían, vio receta o no, a sus servicios. Los tiempos han cambiado y por eso abordamos, desde ITEP, la formación de las personas que deseen realizar el Curso de Técnico en Farmacia y Parafarmacia en Madrid, por ejemplo.

Como bien sabéis las personas que sois habituales lectores de este vuestro blog, en ITEP apostamos por abarcar titulaciones que tienen que ver con el mundo sanitario. Desde los inicios de nuestra historia, allá por los años 70, entendíamos que podíamos aportar a la sociedad brindando la mejor preparación posible a los profesionales sanitarios y con ese compromiso continuamos a día de hoy. Ahora, afrontamos una nueva etapa a este respecto con la inclusión en nuestro catálogo de especialidades apegadas al mundo sanitario. Entre ellas, y por primera vez este curso 2019-2020, afrontamos el desarrollo del ciclo de Técnico en Farmacia y Parafarmacia.

Como iremos conociendo a lo largo de los siguientes meses, la labor del farmacéutico ha cambiado con respecto a sus propios orígenes. Según viene recogido en los propios apuntes del ciclo, la definición misma de esta profesión sería la que se corresponde con las siguientes palabras: “La misión de la práctica farmacéutica es desarrollar, elaborar, conservar,
dispensar, administrar y contribuir en la administración y seguimiento respecto al uso de medicamentos, además de suministrar otros productos y servicios para el cuidado de la salud, ayudando a la sociedad a emplearlos de la forma que sea más adecuada”.

Si embargo, pese a que la definición es bastante completa, no recoge del todo las funciones que estos trabajadores realizan, puesto que, además de encargarse de los contenidos propios de la manipulación y dispenso de medicamentos y productos para del cuidado de la salud, también se ven en el envite de gestionar un negocio con todos los vericuetos organizativos, burocráticos y de provisión de productos que lleva implícito. Por eso mismo, la formación que requiere una profesión como la de técnico en farmacia y parafarmacia debe ser completa y exigente para que todas estas áreas sean entendidas de la mejor manera posible.

Una farmacia es un puente entre los saberes médicos y las necesidades del paciente por restañar aquello que pone, de alguna manera, en jaque su salud. Por eso, desde ITEP somos conscientes de la importancia que tiene que los profesionales que salgan de nuestras aulas para ejercer como Técnico en Farmacia y Parafarmacia, deben hacerlo con una preparación lo más solida posible. Por ello, en el caso de la vía presencial, ponemos a disposición de nuestro alumnado un método basado en la preparación contrastada del profesorado con que contamos, unos medios didácticos de calidad encabezados por un completo laboratorio, y un calendario continuo y exigente de prácticas, tanto dentro como fuera el aula.