Desde el año 2004, cuando en España sufrimos uno de los ataques terroristas más cruentos que se han producido en Europa, hasta el día de hoy, nuestro país ha sido testigo de numerosas catástrofes, tanto naturales como acaecidas de la mano del hombre. Además del citado atentado, hemos vivido el incendio que arrasó territorio de Guadalajara, allá por el año 2005, y que se cobró la vida de 11 bomberos. En el año 2012, el vuelo que unía la capital de España con Gran Canaria se estrelló al final de una de las pistas de despegue del Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid-Barajas causando 153 muertos, pero también dejando para la esperanza de la vida de los 19 supervivientes. En todos estos casos, ha habido un factor mediante el cual se logró maximizar las opciones de encontrar víctimas con vida y minimizar las pérdidas humanas. El trabajo en conjunto del personal de emergencias y su gran coordinación, incluidas por supuesto, las personas que, habiendo realizado el Curso de Técnico en Emergencias Sanitarias Online, contaban con la titulación y la información necesaria para conocer cómo actuar y como proceder en cada una de las fases de las que se compone la atención a desastres de esta índole.

Efectivamente, hoy ya es posible, con la tecnología existente al servicio de ello, labrarse un futuro en esta disciplina de manera no presencial. Acomodando los horarios, el ritmo de estudio y el acceso a los contenidos a las necesidades del alumno, como permite la formación a distancia, y con una buena dosis de fuerza de voluntad, cualquier persona puede convertirse en el Técnico en Emergencias Sanitarias del presente y del futuro. Para ello, y a través de las múltiples vías de intercambio de información que proporcionan las TIC, los alumnos de esta disciplina aprenderán conceptos tales como la “noria de evacuación”, del que os queremos hablar hoy.

Técnicamente, se conoce por noria de evacuación aquellas maniobras que los equipos de asistencia realizan para que la circulación, personas que necesitan ser atendidas, entre las distintas zonas de actuación sanitaria sea continua. Estas zonas comprenden desde el lugar in situ de la catástrofe hasta los centros hospitalarios a los que se deriven los heridos de diferente consideración. La dificultad en el proceso es una constante, más aún a la hora de poner en marcha la noria en sí, puesto que en un primer momento el caos reinante amenaza la efectividad del proceso y los medios, humanos y materiales, son escasos.

Para que esta maniobra organizativa sea efectiva, la noria de evacuación comprenderá 4 áreas diferenciadas, pero de transitar continuo de heridos. La primera de ellas, como no podía ser de otra manera, se localizará en el punto concreto donde ha sucedido el evento, de allí, los heridos por su propio pie o asistidos por quienes les rodean, pasaran a la zona 2, que podríamos llamar de triaje. Es en esta fase donde se clasificará y distribuirá a los heridos en función de la gravedad del cuadro de lesiones que presentan. La tercera fase de la noria se corresponde con la disposición de los medios disponibles para el traslado de los heridos, ya sea por vía terrestre o, si la situación así lo requiere, por vía aérea. La distribución de los heridos entre los hospitales o centros asistenciales más cercanos vendrá determinada por el triaje que se hizo con anterioridad. Por último, en el último peldaño de la noria de evacuación se sitúa el traslado intrahospitalario de las personas atendidas, por criterios de necesidad
terapéutica o por sobrecarga de los centros de referencia.

Como podemos ver, este proceso, meticulosamente llevado a la práctica puede salvar vidas y marcar la diferencia, como hizo en las catástrofes que citábamos más arriba. Desde ITEP nos enorgullecemos de colaborar en la formación de profesionales, Técnico en Emergencias Sanitarias, que ponen lo mejor de ellos mismos en la tarea de velar por la salud de los demás. Por eso nos esforzamos en ofrecer la mejor experiencia formativa posible, tanto en modo presencial como a distancia.