Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Técnicas de relajación de cara a los exámenes

Inicio»Técnicas de estudio»Técnicas de relajación de cara a los exámenes

Técnicas de relajación de cara a los exámenes

Técnicas de relajaciónTodos los esfuerzos, todas esas horas que has pasado delante de tus libros, tus apuntes y tus anotaciones, todas esas tardes o mañanas que has pasado en clase atendiendo a lo que los profesores te tratan de enseñar, todo eso está llegando a su punto clave. Llega junio y, con él, el periodo de más tensión para cualquier estudiante. Llegan los exámenes, el verdadero termómetro que te dirá hasta que punto has aprovechado el curso. Ahora queda otro enemigo que combatir para que los exámenes salgan de la mejor manera: la ansiedad.

Ya seas alumno de un Curso de Ciclo de Grado Medio en Madrid o de un Ciclo Formativo de Grado Superior, estés afrontando las Pruebas de acceso a Grado Superior, estés aprendiendo, o mejorando, tu inglés o estés preparando un Certificado de Profesionalidad, conoces la sensación de vértigo ante un examen. En este post vamos a intentar que, mediante técnicas de relajación, puedas combatir esas señales que tu cuerpo y tu mente te envían para alertarte de que está siendo invadido por los nervios.

La ansiedad puntual, ante retos como son los exámenes, se hace visible mediante tres cauces distintos. El cauce fisiológico, el conductual y el cognitivo. Así escrito, te puede parecer que no sabes de lo que hablo, vamos a explicarlos mejor.

A todos se nos ha acelerado el corazón, hemos notado ese incómodo sudor frio en las manos, se nos ha revuelto el estómago o, incluso, nos han temblado las piernas ante una prueba escrita, este es el foco fisiológico de la ansiedad.

¿Verdad que, mientras estudias, has hecho pausas más o menos constantes para “coger fuerzas”? Visitando la nevera, picando cualquier cosa apetitosa que hubiera por la cocina. O has encendido un cigarro después de otro. Incluso te reconoces si te describo al estudiante que no para de ir de lado a lado de su cuarto intentando asimilar lo que está tratando de estudiar. Estos son los síntomas que nos dice que nuestra ansiedad avanza por el lado conductual.

Y llegamos al último modo de escenificación de la ansiedad, el más difícil de combatir, el cauce cognitivo. Este es culpable de que poco antes del examen tu mente sólo cree mensajes de negatividad, los pensamientos tipo “no recuerdo nada”, “estoy en blanco”, “no voy a poder hacerlo”, “voy a suspender”, etc.

Ahora que ya tenemos identificado el problema, busquemos soluciones. Mediante algunas técnicas de relajación y de autocontrol vamos a intentar mitigar los tres cauces de la ansiedad.

El primer foco que vamos a intentar neutralizar es la ansiedad fisiológica. Para ello será mejor que busques un entorno pacífico, incluso lo más silencioso posible. Una vez ubicado allí en un sitio tranquilo trata de controlar la respiración, respira hondo y céntrate en escuchar los latidos de tu corazón mientras coges aire y lo expulsas lentamente. Ahora tensa durante 3-4 segundos tus músculos y relájalos después tratando de que en tu mente quede la sensación placentera que esa relajación te produce, repite esto último con un grupo de músculos a la vez solamente, las piernas, los brazos, el tronco, el cuello y la cabeza. Esto te ayudará a llegar tranquilo a donde hagas el examen.

Las técnicas de relajación que aplaquen el modo conductual de ansiedad dependen de tu fuerza de voluntad. Si eres de recurrir a la nevera, intenta buscar algo que te distraiga de esa idea, masticar chicle puede ayudarte. Si es el tabaco tu refugio, trata de mantener las manos ocupadas con un bolígrafo. Recuerda que cuanto menos distraído estés con la comida o los cigarros más te centraras en el temario de tu examen.

Por último, la parte cognitiva de la ansiedad se combate dando por sentados los conocimientos con los que tanto has trabajado, no pienses en el examen desde que decidas cerrar el libro, ocupa tus pensamientos en algo que te sea positivo, y cuando los pensamientos derrotistas te invadan lucha por cambiarlos, por motivarte con mantras tipo “puedo con ello” o “he trabajado bien”.

Desde ITEP esperamos que estas técnicas de relajación os ayuden y superéis con éxito cualquier examen que tengáis por delante.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.