Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Técnico Superior en Radioterapia, usos inesperados

Inicio»Radioterapia»Técnico Superior en Radioterapia, usos inesperados
  • Técnico Superior en Radioterapia

Técnico Superior en Radioterapia, usos inesperados

Enfermedad crónica degenerativa que produce la alteración destructiva de los cartílagos de las articulaciones. Esta es la definición que recoge la RAE de una de las enfermedades que amenaza con convertirse en más frecuente de lo que a la propia humanidad le gustaría. La artrosis afecta a casi 242 millones de personas en el mundo, según las últimas estimaciones estadísticas. Si bien es cierto que por aquello de que la población mundial está en un proceso de envejecimiento, se ha dado un ascenso y crecimiento de, al menos, el 70% de los casos diagnosticados en los últimos 20 años. Además, pese a que es una dolencia que se suele asociar a la vejez, hay colectivos de personas propensos a padecerla, como pudieran ser los deportistas asiduos cuyas articulaciones sufren de repeticiones, en su movilidad, continuas. Es esta una enfermedad altamente limitante y dolorosa como queda patente en el testimonio de los pacientes que la sufren. Ahora, sin embargo, parece que poco a poco se va implantando una metodología que según los resultados parece combatir con eficacia el dolor, y que tiene a las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Radioterapia en Madrid, por ejemplo, como epicentro de la posible solución.

Como es ámpliamente evidente, se asocia a estos profesionales, y al ámbito laboral que manejan, con lo meramente oncológico. Es una gran verdad que el Técnico Superior en Radioterapia maneja los tiempos de tratamientos con radiación que atacan a células tumorales el 90% de las veces en su día a día. Sin embargo, como las últimas investigaciones parecen demostrar, esa misma radiación puede logra efectos beneficiosos en pacientes con dolencias que poco o nada tienen que ver con la oncología. Quizá estas alternativas sirvan de argumento de peso para que se pongan menos trabas burocráticas a la hora de que proliferen bunkers de radioterapia en nuestro país de cara a atender a cuantos más pacientes mejor.

Este argumento, como decíamos con anterioridad, viene sustentado por el hecho de que la Radioterapia se está demostrando útil en el tratamiento de dolencias como la artrosis. El hecho de que los dolores tan amargos que sufren los pacientes se vean calmados y, en ocasiones, desaparezcan carga de razones a los equipos médicos que ven en la aplicación de radiación una alternativa terapéutica a la colocación de prótesis articulares, además de ser de mejor tolerancia en pacientes con más de una patología o que ya cuentan con numerosa medicación en su día a día.

Para las personas que opinan que es un riesgo someterse a radiación por una dolencia así, la comunidad científica tiene respuesta. El tratamiento radioterápico de dolencias de este tipo consta de una radiación muy baja, de 1 gray, en dosis muy cortas, tres veces por semana durante dos semanas, sólo repetido en caso de recaída y siempre tras un periodo de observación de entre 8 y 10 semanas. Esta exposición a la radiación, equiparable a la recibida en una prueba diagnóstica, no solo no parece perder efecto en el tiempo sino, según se ha comprobado, incluso llega a aumentar su incidencia antiinflamatoria en la articulación afectada.

Es una gran noticia saber que algo que tradicionalmente ha sido tan limitado en su uso como es la Radioterapia empieza a ver como su utilización se diversifica. Ahora es fundamental que ese avance se vea acompañado por la formación adecuada de los profesionales que la dominan. En ITEP perseguimos esa misma meta y, por eso, dotamos a los futuro Técnico Superior en Radioterapia que salen de nuestras aulas de un conocimiento teórico sólido, de la mano de un profesorado experimentado, y un dominio práctico de su futura labor que adquieren mediante coloquios, charlas, visitas a centros hospitalarios y actividades, tanto dentro como fuera del aula.

5 de junio, 2018|Radioterapia|Sin comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.