Vamos a hablar de cáncer. Exactamente de aquello que lo combate. Hoy toca hablar en el blog de la categoría que dominan las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Radioterapia en Madrid, por ejemplo. Es un hecho que los avances contra esta enfermedad están siendo cada vez más numerosos y, lo que es aún mejor, más eficientes. La irrupción de terapias novedosas están resultando ser una bocanada de aire fresco y de cierta esperanza para muchos pacientes. Sin embargo, como siempre decimos en este espacio, cuando hablamos de disciplinas relacionadas con la realidad oncológica, no hay que perder la perspectiva de que es una enfermedad que está muy lejos de ser controlada y mucho menos erradicada. Por el contrario, factores ambientales y de comportamiento humano están haciendo que cada vez la incidencia de distintos tumores sea, cada día, algo más acusada. Por otro lado, la sociedad española, que tiende a envejecer está haciendo que, por este motivo, los diagnósticos y confirmación de los mismos sean, poco a poco, no solo más numerosos sino que, por la avanzada edad de los pacientes, sean más difíciles de combatir. Es por eso que los avances en las disciplinas que combaten a la enfermedad son tan vitales.

Hay que dejar una cosa clara. Muchas de las terapias nuevas que están implantándose funcionan en combinación con las tradicionales. En ese escenario, el Técnico Superior en Radioterapia es una pieza importante en el mantenimiento de la efectividad de esta disciplina. La aplicación de radiación se ha demostrado de lo más eficiente en muchos casos de cáncer, pero también es verdad que, dependiendo de la zona de aplicación de la misma, esta terapia puede traer consigo algunos efectos no deseados para la calidad de vida del paciente que debe someterse a este procedimiento para salvar la vida en muchas ocasiones.

Este es el caso de los pacientes que sufren un cáncer de pulmón de células pequeñas. Este tipo de dolencia hace que la vigilancia de la zona cerebral deba extremarse. Ello es debido a que este proceso oncológico suele traer asociado la presencia de metástasis cerebral, de diferente consideración, y por eso, de modo preventivo o por actuación directa, se suele aplicar Radioterapia en la cabeza. El problema de esto es que, en al menos el 70% de los casos, la aplicación de este procedimiento afecta a la memoria y el aprendizaje del propio paciente.

En base a esto, en un estudio multidisciplinar de hasta doce centros hospitalarios, incluidos algunos que constan en la lista de instituciones colaboradoras nuestras, se está sometiendo a examen la posibilidad de cambiar la práctica de modo que la terapia con radiación se aplique a los pacientes de tal forma que se proteja el hipocampo. Esta es la zona de nuestro cerebro que hacen posible la memoria y el aprendizaje. Después de analizar esta técnica en 150 pacientes, y teniendo en cuenta factores como la calidad de vida de éstos, la aparición de efectos secundarios, la incidencia de las metástasis, la esperanza de supervivencia y los volúmenes del hipocampo, se ha decretado que la protección de esta último mantenía la memoria poco afectada en un rango de tiempo entre 3 meses y dos años. Esto confirmaría la efectividad de esta técnica sobre la radioterapia generalizada.

Esta técnica es posible en situaciones con equipos modernos de aplicación de la terapia. Sin embargo estas máquinas no sirven de nada sin la sapiencia de profesionales que las dominen. Por eso, desde ITEP, nos esforzamos por preparar de la mejor manera posible, a las personas que nos eligen para formarse como Técnico Superior en Radioterapia, como profesionales de presente y de brillante futuro.