Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Técnico Superior en Integración Social, puro teatro

Inicio»Integración social»Técnico Superior en Integración Social, puro teatro
  • Técnico Superior en Integración Social Madrid

Técnico Superior en Integración Social, puro teatro

La clase de vida que llevamos, por regla general, nos obliga a ir al ritmo que marca una pauta temporal de lo más reglada. Trabajar, conciliar y dormir son los tres pilares sobre los que se sustenta un gran porcentaje de nuestro tiempo. Esta realidad tan palmaria trae consigo la necesidad de balancear esa rectitud con algo que, temporalmente al menos, la perturbe y nos lleve a una situación de caos emocional disfrutable y perfectamente controlado. Hay gente que, en esa búsqueda de equilibrar la balanza a un nivel casi vital, realiza deportes de riesgo llenos de adrenalina, otras personas hacen deporte, a secas, buscando la autosuperación o el compadreo. Una alternativa distinta es tratar de descubrir la vertiente artística de cada uno. La escultura, la pintura, la fotografía o la escritura son escapatorias perfectamente plausibles para quien busca disfrutar, desde la pausa, de la ruptura de la monotonía. Y luego están los más arriesgados, los ven en una actividad como el teatro la vía más creativa de escapar de lo establecido, aunque en ello haya una parte de búsqueda de si mismos. Por eso, el hecho de ponerse en la piel de otras personas es un recurso que profesionales, con el Curso de Técnico Superior en Integración Social en Madrid, manejan con asiduidad.

El trabajo de estos profesionales es muy duro, a la par que enriquecedor. Sirven como detectores humanos, con mayúsculas, de problemas de diferente importancia en diferentes colectivos que parten de una cierta desigualdad social. Pero no se detiene ahí su labor, el Técnico Superior en Integración Social, una vez ha detectado esta situación, trata de mover los resortes que pueden hacer posible que ésta pueda, como mínimo variar su rumbo. Uno de los instrumentos que tiene a su alcance, y está demostrado que funciona, es el teatro.

Las artes escénicas son un escenario sublime para dar a conocer realidades que mucha gente afronta con cierta distancia. En los últimos tiempos, las tablas de cualquier escenario han sido testigos del poderoso empuje que puede tener el teatro para personas con discapacidad. Son muchas las iniciativas que, trabajando con personas de este colectivo, han demostrado lo fácil que es eliminar barreras y hacer caer vendas de los ojos a tanta y tanta gente que considera a estas personas como propensas a la minusvaloración o, a lo que es peor, a la pena.

Desde el otro lado, los actores que, con algún tipo de discapacidad, se han lanzado a la batalla por la normalización y la visibilidad, tanto de ellos mismos como de la generalidad del colectivo, a través de las artes escénicas son conscientes de que deben trabajar tan o más duro que sus compañeros. Gracias a la colaboración de profesionales como los de la disciplina que nos ocupa, estas personas superan el reto y el miedo a lo que vendrá, muchas veces instalado más en sus mentes que en sus cuerpos, participando y actuando en proyectos que, de cara a sus compañeros y al público, diluyen la discapacidad, visibilizándola, para no convertirla en protagonista.

En la consecución de objetivos así, en muchas ocasiones está presente el trabajo de profesionales como el Técnico Superior en Integración Social. Por eso, la preparación con que deben contar debe ser excepcional. En ITEP compartimos ese punto de vista. Así, la persona que nos elija para formarse en esta disciplina tan única, podrá contar con un excelente, dedicado y experimentado profesorado, unos medios didácticos que sumergirán al alumno en la realidad laboral que conocerá al acabar su formación y un exigente calendario de visitas, charlas y prácticas que le brindarán una cosmovisión del alcance de su futuro empleo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.