Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Técnico Superior en Integración Social, otro ejemplo del deporte

Inicio»Integración social»Técnico Superior en Integración Social, otro ejemplo del deporte
  • Técnico Superior en Integración Social Madrid

Técnico Superior en Integración Social, otro ejemplo del deporte

Ayer tuvo lugar una de esas citas deportivas que paran el mundo, que cuentan con audiencias millonarias y que desatan pasiones sea cual sea el resultado. Real Madrid y Fútbol Club Barcelona jugaron el primero de los partidos del siglo de todos los años que se ha disputado esta temporada, y, para no variar, el resultado exaltó a algunos y deprimió a otros como ya todos los interesados por el deporte del fútbol ya saben. Se ha convertido este entretenimiento en fuente de atención mediática y social de modo tan abrumadora que ha eclipsado otras disciplinas que subsisten a este olvido y que lejos de los focos y las portadas pueden ser generadores de dinámicas mucho más enriquecedoras. Al fin y al cabo, como ya sabemos, el deporte tiene, en sus bases más elementales, un componente vertebrador que puede conformarse como una herramienta al alcance de las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Integración Social en Madrid, por ejemplo, para lograr objetivos, como veremos, que en nada se parecen a los titulares que en las últimas fechas aparecen con cada vez más frecuencia en los medios y que nos hablan de violencia y rivalidad muy mal entendida en el deporte.

Como ya sabéis los que sois visitantes habituales de este blog, el Técnico Superior en Integración Social, es aquel profesional que mediante su labor trata de encontrar un encaje digno y lo más normalizado posible en la sociedad a personas que, por unas causas u otras, viven en riesgo de exclusión social. Para lograr un objetivo que, en la mayoría de ocasiones se revela como de lo más complicado, quien trabaja en esta disciplina se basa en sus conocimientos, fruto de su formación, y en la creatividad que atesora para crear recursos que hagan posible la integración y normalización de las personas con las que trabaja.

En multitud de ocasiones hemos visto, bien a través de posts como este, o en las noticias que hemos compartido en redes sociales, que hay dos recursos que suelen obtener excelentes resultados en lo que a la integración social se refiere. Uno son los elementos culturales como la música o la literatura, y otro es el deporte.
Un ejemplo de este último lo encontramos en el madrileño barrio de Usera y se produce en torno a una mesa de ping pong. Según cuenta personal de servicios sociales del barrio, hace unos años, de cara a las fiestas interculturales del barrio, se propuso a diversas personas de diferente países, razas y colectivos sociales jugar un torneo de este deporte contra chinos que regentaban la localidad. Ese fue el germen de algo que ha subsistido de manera orgánica hasta el día de hoy, cuando en Pradolongo, con dos raquetas y una red se ha constituido un grupo cohesionado de personas de diferentes etnias, idiomas y nacionalidades que se entienden conviven organizando torneos con sus propias normas y que facilitan la integración en las sinergias del barrio de colectivos e individualidades que han encontrado en este medio un fin para su tiempo.

Este fenómeno tuvo como punto de inicio la visión de una persona que vio en el deporte un recurso para la convivencia intercultural. Este tipo de percepción y de identificación de una solución es la que describe a un buen Técnico Superior en Integración Social. Pero para que éste pueda desarrollar su mayor potencial debe apoyarse en una formación lo más completa posible. En ITEP pretendemos estar a la altura de las circunstancias a este respecto. Por eso desarrollamos un método en el que la preparación y profesionalidad de nuestro profesorado, unos medios materiales de lo más completos y un calendario de prácticas exigente, persiguen la excelencia.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.