tecnico superior en educacion infantilEl desarrollo evolutivo de los niños a lo largo de su ciclo vital es algo, cuanto menos, asombroso. Cómo se va formando el conocimiento a través de las primeras experiencias vitales, de las primeras relaciones sociales, de las relaciones con los objetos… es algo que desde el siglo pasado ha despertado la curiosidad y estudio de muchos psicólogos, pedagogos…

La teoría más conocida y estudiada por aquellos que realizan el Curso de tecnico superior en educacion infantil en Madrid es la de Jean Piaget (1896-1980). Nacido en Neuchatel (Suiza), psicólogo experimental, filósofo y biólogo, se hizo famoso por sus aportes a la psicología evolutiva y en concreto por sus estudios sobre la infancia. Sus observaciones en este campo siguen siendo hoy en día consideradas como una de las mejores y más completas teorías sobre el desarrollo cognitivo de los niños fundamentalmente en su infancia y la adolescencia. En su teoría establece varios estadios del desarrollo a través de los cuales el niño va construyendo su conocimiento. No le da tanta importancia al haber adquirido el estadio a una determinada edad, sino a la secuencia y orden en que se construye el conocimiento. Según Piaget, el niño, desde que es bebé, va adquiriendo cada vez un conjunto mayor de esquemas que van aumentando en complejidad y esto le permite desarrollar una creciente habilidad de intercambios con el medio. Resumiendo, los estadios son los siguientes:

– periodo sensoriomotor: de 0 a 2 años
– periodo preoperatorio: de 2 a 6
– periodo de operaciones concretas: de 6 a 12
– periodo de operaciones formales: de 12 a la edad adulta

Sin embargo, como decíamos, el desarrollo evolutivo de un niño: ¿se ajusta a estos cánones igual si estamos en occidente viviendo en un hogar (como lo hacemos cualquiera de nosotros) o es diferente si el niño vive en una tribu viviendo con animales y donde los intereses que le proporciona el medio son otros?

Probablemente el esquema de formación del conocimiento sea el mismo, pero sí es curioso tanto para un tecnico superior en educacion infantil como para cualquier persona saber cómo se desarrolla esto.

En nuestra sociedad, donde cuidamos al extremo que los niños no se caigan, no se pillen los dedos, no se ensucien las manos “o no toquen esto o lo otro, no vayan a coger algo”… se nos olvida que al otro lado del planeta hay niños que nacen y viven entre animales, entre la naturaleza… Esto es lo que le ocurrió a Tippi Okantil, quien pasó los primeros diez años de su vida en África junto a sus padres, una pareja de fotógrafos franceses. Esto le permitió disfrutar, según cuenta en el libro “Tippi: My Book of Africa”, de largos paseos montada en un elefante a quien llamaba “su hermano” o pasar las tardes en compañía de su mejor amigo: un jaguar. Actualmente es una joven de 23 años que vive en Francia y que cuenta no sólo cómo se comunicaba con las jirafas, leones, avestruces, ranas, serpientes, pájaros… sino cómo creó lazos con el pueblo indígena de los Boquimanos y los Himba, tribus que acogieron a la pequeña como una más y a quien le enseñaron sus lenguas, costumbres y algunos secretos de supervivencia. Después se trasladó con sus padres a la isla de Madagascar hasta que finalmente en el año 2000 volvió a Francia.

Entre sus experiencias y las de sus padres, cuentan cómo Tippi no tenía miedo: “estaba tan a gusto con los animales… Ella quería hablar con ellos con sus ojos y su corazón”. Para Silvye (su madre) “era como tener el mayor parque infantil. Vivíamos en una tienda de campaña, completamente en la naturaleza. Siempre despertábamos con el sol brillando y nosotros, sus padres, a su alrededor”. Y así, multitud de anécdotas y sobre todo fotografías que reflejan en este libro cómo un niño puede crecer en los primeros años de su vida en un sitio tan opuesto a la sociedad en la que crecen nuestros niños: en la selva.

En ITEP creemos que, sin duda, esta es una lectura que puede interesar al tecnico superior en educacion infantil y en definitiva a cualquier otra persona que quiera mirar por un agujerito cómo se crece con casi nada de lo que nosotros tenemos aquí.