tecnico de integracion social“Estoy terminando de estudiar el título de tecnico de integracion social y ¡me encanta! Creo que he encontrado mi verdadera vocación. Me imagino levantándome por la mañana llegando a un centro de día donde trabajaré con alumnos de diferentes discapacidades y sus familias o como educador en una residencia para mayores o por qué no, actuando como técnico en programas de ayuda a domicilio… Pero ahora llega el verano y, ¿qué hago?”.

Probablemente éste puede ser el pensamiento de cualquier alumno que ahora mismo esté terminando, este curso escolar, el Curso de Tecnico Superior en integracion social en Madrid y no sepa en qué ocupar su tiempo este verano. Al llegar el verano todos buscamos ocupar esos días, esas semanas, con experiencias nuevas, inolvidables, donde podamos conocer gente nueva, al aire libre y, si puede ser, en otro lugar o ciudad. Por eso desde aquí queremos ofrecer una propuesta interesante: conjugar todas estas vivencias propias de las fechas estivales con la profesión que más te gusta y a la que estás dedicando tanto esfuerzo durante este curso, la integración social, a través del voluntariado social.

Alrededor de estas fechas numerosas ONG’s, asociaciones sin ánimo de lucro, diferentes entidades en definitiva dedicadas todo el año a la integración social de personas con discapacidad, de jóvenes en riesgo, de presidiarios, de inmigrantes… organizan y ponen en marcha actividades de ocio y tiempo libre en las que necesitan de la ayuda y el apoyo de personas como tú. Existen numerosas opciones: desde entidades que organizan campamentos y/o actividades urbanas con horario escolar, hasta otras que prefieren salir fuera un fin de semana o quince días. Con lo cual, puedes desde quedarte “en el barrio” hasta salir fuera de la ciudad.

Para ti es una manera también de acceder de forma práctica al campo de trabajo que te espera el día de mañana. Podrás valorar aquello que te gusta más o menos, relacionarte con personas que te aportarán casos concretos, conocer cómo se interviene en ellos, aportar tu granito de arena o tu punto de vista, conocer cómo funcionan las asociaciones, sus trabajadores… ¿Te gusta la idea?

Te vamos a poner un ejemplo: – Campamento para discapacitados físicos (la mayoría en silla de ruedas) que se va a pasar 15 días a la playa, con edades de 18 años en adelante. – Tú como voluntario participarás de todas las actividades que se realicen, los apoyarás en todo momento en los desplazamientos, en las comidas, en la satisfacción de sus necesidades básicas… – Actividad estrella: la playa. ¡Piensa en la ilusión con la que llegan a esta salida! Para muchos es el único momento del año en el que van a disfrutar de esto y tú como voluntario social vas a estar a su lado. Piensa lo importante que eres para ellos. Para el desarrollo de esta actividad afortunadamente cada vez tenemos en España más playas accesibles a personas con movilidad reducida, ya no sólo para desplazarse por la arena gracias a las pasarelas de madera que llegan hasta la orilla, sino para bañarse en el agua sin peligro y con una calidad excepcional. Conocerás cómo gracias a las sillas anfibias y al apoyo de los socorristas, todos los chavales podrán disfrutar de un día de playa y baño como cualquiera. – Otras actividades: aprovechando los recursos acuáticos se puede realizar el buceo, juegos de pelota… Además de salidas culturales, cenas al aire libre, salidas por la noche…

Desde ITEP, te recomendamos que si estás estudiando o ya eres tecnico de integracion social y tienes la oportunidad de dedicar un pequeño hueco de tu tiempo este verano al voluntariado social ¡saldrás ganando! .