Hoy en día basta con apretar un botón para decirle a quién queramos, y de quien conozcamos su dirección de mail, lo que queramos decirle. La tecnología ha propiciado que las distancias se reduzcan para según qué cosas. Tengamos en cuenta que, no hace tanto, la correspondencia entre los dos lados del océano Atlántico dependía primero de las embarcaciones que lo cruzaban y luego, algo más tarde, de los aviones que fueron tomando ese testigo. Fue poco a poco este último medio de transporte el que logró la hegemonía, no solo con la correspondencia y las mercancías, sino también con el traslado de viajeros. Así estamos a día de hoy, la red de aeropuertos, a nivel global ha crecido exponencialmente y la tecnología aerodinámica ha logrado que desde cualquier punto del planeta puedas viajar al otro extremo en un puñado de horas. Pese a que, como en todos los ámbitos de la vida, existen fatalidades inevitables (en el más de los casos), el viaje en avión se ha mostrado, estadísticamente, como el medio de transporte más seguro. Pero, ¿podría serlo más aún? Quizá con la colaboración de personas que hayan realizado el Curso de Técnico en Emergencias Sanitarias en Madrid, por ejemplo.

Como centro formativo encargado de brindar la preparación necesaria a los profesionales de esta disciplina, sabemos las capacidades que el Técnico en Emergencias Sanitarias pueden tener. Si sois seguidores de las redes sociales de ITEP (lo cual sería recomendable y más si sois alumnos del centro) sabréis la cantidad de prácticas que realizan al cabo de los dos años que dura su prepsaración. Envueltos en supuestos de toda índole, desde simulacros de atentado terrorista, hasta accidentes de tráfico, pasando por la reanimación cardiopulmonar, uno de ellos se llama “de elementos de fortuna” en el cual deben saber aprovechar objetos de su entorno para atender a heridos. Esta formación hace que estos profesionales sean capaces de salvar vidas, incluso, en los entornos más exigentes.

La estadística dicta que, en un vuelo cada 640 aproximadamente se produce una situación que pone en riesgo la salud de un ocupante del avión. No es poco habitual que se recurra a la pregunta tópica de “¿Hay algún medico presente?”. De hecho, podemos recordar que hace un año aproximadamente, la estrella internacional Carrie Fisher actriz de Star Wars, sufrió un infarto en pleno vuelo Londres-Los Angeles del que no pudo recuperarse por no poder aterrizar el avión con la suficiente celeridad.

Más de 10.000 vuelos cruzan los cielos simultáneamente en este momento. ¿Y si un profesional sanitario viajara en cada uno? Posiblemente la estadística seguiría siendo la misma, la posibilidad de sufrir algún tipo de dolencia seguiría estando ahí, pero se eliminaría el factor del azar en tanto en cuanto la presencia de un facultativo preparado no está asegurado en cada vuelo. El coste de un sueldo más abordo que asumirían las líneas aéreas sería compensado por la seguridad extra con la que afrontaríamos los vuelos en nuestro día a día. ¿Qué pensáis sobre ello lo que esto estáis leyendo?

Si esta medida llegara a aplicarse algún día, es evidente que los profesionales de la materia deberían contar con una formación que les prepare para hacer frente a las vicisitudes que se le puedan presentar, desde un malestar leve hasta problemas sanitarios graves. Por esto mismo, desde ITEP nos esforzamos para que, sea cual sea el entorno de trabajo del Técnico en Emergencias Sanitarias, se encuentre perfectamente preparado para ejercer su labor. Mediante un método de enseñanza que ensalza la parte práctica mediante ejercicios exigentes con la intervención de unos medios didácticos de gran nivel y la guía de profesores profesionales y expertos en la materia, tratamos de perseguir ese objetivo