Hace apenas un año, se hizo conocida, por su naturaleza viral en redes sociales, una ilustración que hacía hincapié en la evolución y desarrollo que había sufrido la tecnología y como se había miniaturizado. En ella, aparecía un escritorio sobre el que había una máquina de escribir, una libreta de direcciones, un teléfono fijo, un fax, blocs de notas y un largo etcétera de utensilios que usábamos a diario hace apenas unos pocos años. Por otro lado, en la otra mitad de la ilustración había otra imagen, el mismo escritorio, pero vacío, únicamente aparece un teléfono móvil sobre la mesa. Un pequeño aparato que nos cabe en la palma de la mano ha tomado el espacio de todo lo anterior. Esta es la cara A de la historia, la cara B se encuentra en el uso que le estamos dando, cada vez más y cada vez más gente a ese potencial en nuestra mano. La facilidad de captar un momento concreto y compartirlo con más gente, junto con el ansia de notoriedad, nos llevan a veces a hacer cosas poco recomendables. Hoy conoceremos como este fenómeno puede, incluso, afectar al trabajo de las personas con el Curso de Técnico en Emergencias Sanitarias en Madrid, por ejemplo, en su haber.

Como ya sabéis, desde este espacio, que es vuestro, nos gusta dar a conocer la actualidad que circunda a las disciplinas que nos son tocantes en ITEP. La del Técnico en Emergencias Sanitarias es una de ellas y por tanto queremos que la conozcáis un poco más. En esta ocasión queremos saber lo que no se recomienda hacer en una situación de accidente o incidente en el que puede correr riesgo la vida de una o más personas. La colaboración de los testigos presentes puede marcar la diferencia y ayudar al personal sanitario a salvar vidas.

La imagen que acompaña a este post es un fotograma de una noticia que hizo conocido al policía que en ella aparece porque se acercó a un transeúnte que hacía fotografías a un accidente de tráfico y le dijo que si quería le podía enseñar el cadáver del accidentado. Todo ello a modo de reproche y de poner en tela de juicio el comportamiento el paparazzo improvisado. Naturalmente, éste dejó atrás su actitud y dejó de hacer fotografías. Este es un ejemplo de lo que no hay que hacer. Tomar fotografías, acercarse a un accidentado de manera imprudente o poniendo en riesgo la propia vida, son actuaciones que, el personal de emergencias, censura severamente. Primero porque puede obstaculizar el trabajo de estos profesionales, segundo porque pueden ocasionar daños a los accidentados y tercero porque ponen en riesgo sus propias vidas.

Los profesionales que acuden a emergencias tales como los accidentes de tráfico, recomiendan a los testigos que, lejos de realizar actos como los descritos anteriormente, acometan lo conocido como el método PAS. Con estas siglas se describe el comportamiento relacionado con proteger, avisar y socorrer. Esta última fase, y siempre que no haya peligro inminente, queda restringida a las personas que tengan conocimientos en primeros auxilios.

Estas son directrices, tanto para lo que hay que hacer como para lo que no, que vienen amparadas por la formación que reciben los Técnico en Emergencias Sanitarias. Desde ITEP nos esforzamos por dotar, a las personas que nos eligen para ello, de la mejor de las preparaciones en esta disciplina. Para ello, aplicamos un método basado en la experiencia y preparación de nuestro excelente profesorado, en unos medios didácticos de excepción y en un calendario muy exigente de prácticas, visitas y charlas, tanto dentro como fuera del aula. Esta metodología nos ha hecho formar a generaciones de estos profesionales en los más de 40 años de experiencia que nos contemplan.