Estamos viviendo una pandemia global que ha cambiado las reglas del juego. En todos los sentidos. No hay parcela de la vida humana que no se haya visto afectada por un virus que nos está poniendo en jaque como nunca habían visto las últimas 5 generaciones. Esto está trayendo consigo un esfuerzo de adaptación de todos que está sacando a la luz el potencial de personas e instituciones. En este sentido, en el ámbito académico, no hay una disciplina educativa que pueda acoparse al acontecer de los tiempos, más rápido y de una manera más eficaz, que la Formación Profesional. Hace unas semanas, hablábamos en este mismo blog del aumento de matriculaciones que se habían sucedido, a todos los niveles. En ITEP hemos vivido en primera persona este hecho en varias de las disciplinas a las que alcanzamos, y hemos hecho un esfuerzo grande para acomodar las circunstancias actuales a la manera en que entendemos la formación de futuros profesionales sanitarios, con todo lo que ello conlleva. Como veremos más adelante, hemos creído necesario el hecho de que disciplinas como el Técnico en Emergencias Sanitarias en Madrid, por ejemplo, sea plenamente consciente de las necesidades de protección que requieren y de la forma de actuar para que la misma sea efectiva.

Junto con el Ciclo de Cuidados Auxiliares de Enfermería y el de Higiene Bucodental, el Ciclo de Técnico en Emergencias Sanitarias es, de las que pertenecen a disciplinas que alcanzamos, la preparación de una profesión en la que se tiene contacto muy directo con otras personas. Y no sólo eso, son contactos en momentos sensibles y con una potencial dolencia de por medio. Es por eso que, desde el momento en que se confirmó que este año iba a ser un curso peculiar pero con posibilidades de presencialidad vimos necesario adaptar el aprendizaje de nuestras alumnas y nuestros alumnos a la realidad que nos ha tocado vivir.

Durante la incidencia de la COVID19 en España se ha visto que, cada una de las partes del sistema sanitario ha visto puesto en tensión sus recursos a la hora de combatir una amenaza de la que se tenía poca información, se desconocía lo que se podía hacer para combatirla y, por desgracia, no siempre lo que se podía hacer era suficiente. En el caso del personal de emergencias, ha sido el mecanismo de traslación entre las urgencia social y la forma de atender la misma.

De la misma manera, como ya hemos visto, la formación profesional es el eslabón comunicante entre las nuevas generaciones de profesionales y su ámbito de actuación. En este sentido, y como podéis en la imagen que encabeza este texto, el equipo docente de la especialidad ha considerado oportuno dotar al alumnado de los conocimientos técnicos en el uso y puesta del equipo de seguridad y prevención anti COVID19, así como informar a sus pupilos de que este será el vestuario habitual en las prácticas que lleven a cabo este año. Es una manera de que se acostumbren a la indumentaria a la vez que realizan los ejercicios prácticos de la forma más segura posible.

Desde ITEP, sabemos de la perspectiva utilitarista de la Formación Profesional a medio plazo. Por eso mismo, tratamos de poner, a disposición de quien nos escoge para iniciar el camino a un futuro laboral de buenas perspectivas, como es el de Técnico en Emergencias Sanitarias, ponemos todos los medios a nuestro alcance para que lo haga en las mejores condiciones. Contamos con la posibilidad de poder elegir entre formación presencial u online, disponemos de becas y descuentos propios, y ponemos a disposición de nuestro alumnado grupos reducidos para optimizar el aprendizaje y unos medios didácticos de gran calidad.