Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Técnico en Emergencias Sanitarias, comunicación de malas noticias

Inicio»Emergencias sanitarias»Técnico en Emergencias Sanitarias, comunicación de malas noticias
  • Técnico en Emergencias Sanitarias Madrid

Técnico en Emergencias Sanitarias, comunicación de malas noticias

Hay profesiones para las que hay que nacer. Este hecho no choca para nada con la necesidad imperiosa de que cierta formación, lo más completa posible, depure esas ansias por ejercer la profesión que cada uno lleva dentro, pero es cierto que hay determinadas ocupaciones que las personas sienten como un impulso irrefrenable. Uno de esos ejemplos es la profesión de aquellos que realizan el Curso de Técnico en Emergencias Sanitarias en Madrid, por ejemplo. Hay que tener muy clara la motivación por ayudar al que lo necesita, por tratar de paliar los males que acucian al accidentado, por tener los reflejos necesarios para emprender una carrera contrarreloj para acceder y solucionar percances que no siempre son fáciles de sacar adelante. Es también una profesión que conlleva una presión digna de mención, que tiene la particularidad de poner en contacto la humanidad absoluta con ejercicios de maldad inabarcable, como fuimos testigos en la capital el 11 de marzo de 2004. Todo ello, lo que ven, lo que conocen y lo que sienten estos profesionales hacen de ellos trabajadores muy especiales. El grado de siniestralidad que sufre una gran urbe como Madrid sería, en términos de pérdidas humanas, mucho mayor si no fuera por ellos.

Sin embargo, hay ocasiones en que, pese a que se dé la conjunción de celeridad y aplicación de los conocimientos adquiridos, no es posible solucionar el percance que pone en peligro alguna vida y esta se pierde. Es este un escenario en el que también tiene participación directa el Técnico en Emergencias Sanitarias. Hay equipos cuya labor es la de gestionar, con los más allegados, el proceso de la comunicación y recepción de la noticia de la pérdida por defunción de su persona conocida. Hoy queremos conocer cual es el proceso que estos profesionales siguen a la hora de comunicar una tan mala noticia.

A la hora de informar a una familia sobre la muerte de uno de sus miembros, es obligatorio que quien da la noticia vaya acompañado de un compañero o compañera. La notificación tendrá carácter oficial como no puede ser de otra manera. El primer paso indispensable es llevar a cabo las presentaciones para que los afectados sepan por quienes son interpelados y a quien deben dirigirse. Como en otras muchas situaciones se sigue la directriz de usar un lenguaje directo, pero sencillo, usar el tiempo pasado y evitar hablar en términos de culpa, mejor centrarse en ofrecer consuelo. Una vez dada la noticia, estos profesionales tienen claro que su labor es la de permanecer por lo que se pueda necesitar, saben que la familia (o los allegados) requieren de espacio y tiempo para reaccionar ante la noticia. El brindarles un respeto absoluto a sus silencios, su intimidas y la manera de gestionar el dolor, con el amplio abanico de reacciones que pueden darse, es esencial. Pero sumado a ello se debe dejar constancia de que cuentan con su apoyo y su asistencia si así lo requieren. Un último consejo que suele darse es que no se personen en el lugar del suceso que ha desencadenado la situación del fallecimiento.

Como decíamos al principio de este artículo, esta profesión es innata en las personas que la eligen. Sin embargo, la formación que reciben los prepara para situaciones como la que hemos descrito. En ITEP nos tomamos muy en serio el rol social que el Técnico en Emergencias Sanitarias realiza, por eso nuestro objetivo es dar, a las personas que nos eligen para aprender esta disciplina, la mejor formación a nuestro alcance. Para ello nos apoyamos en un método basado en la preparación y experiencia de los profesores, unos medios didácticos de nivel y un calendario de prácticas continuas y exigentes.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.