Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Técnico Superior en Educación Infantil, presencia rural

Inicio»Educación infantil»Técnico Superior en Educación Infantil, presencia rural
  • Técnico Superior en Educación Infantil Madrid

Técnico Superior en Educación Infantil, presencia rural

Tomar la parte por el todo, esto es algo que se suele hacer en más ocasiones de las que serían recomendables. A nivel individual, tendemos a pensar que aquello que se adecúa a nuestra forma de ver la vida es lo que, por regla general, se debería tener como modelo. Esto es lo que, en cierto modo, nos hace pensar que, en escenarios tan complejos como las redes sociales, nuestro pensamiento se legitima puesto que el resto de opiniones suelen tender hacia la misma dirección, no siendo más que el reflejo de la elección propia que hacemos a la hora de seguir, o no, a determinada gente. Pero como sociedad también estamos metidos en esa especie de bucle. Esto queda reflejado en las desigualdades que podemos encontrar en España dependiendo de donde nos encontremos. En las grandes urbes se entiende que el modelo de vida cosmopolita es el más recomendable, el más lógico y el que, al mismo tiempo, tiene problemas que en otros ámbitos parecen desconocer. Sin embargo esa parte se olvida de otro todo que es complementado por el mundo rural que, como veremos de la mano de personas que han realizado el Curso de Técnico Superior en Educación Infantil en Madrid, por ejemplo, tienen los mismos problemas a resolver.

Estos profesionales son los encargados de ayudar, a los más peques de la casa, a dar sus primeros pasos en el mundo lejos de su entorno familiar. Se enfrentan al reto de hacerles salir de la zona de confort y ponerles en una situación desconocida que les obligue, en un entorno controlado y lúdico en su mayor parte, a interactuar con sus congéneres. Este panorama del Técnico Superior en Educación Infantil no encuentra diferenciación entre las familias que ponen a sus hijos en sus manos pertenecientes a una gran urbe o un pequeño pueblo de la España vaciada.

Esa imposibilidad de diferenciación va más allá cuando nos inmiscuimos en la problemática de los padres a la hora de conciliar trabajo y educación de los más pequeños en el mundo rural. Las largas jornadas de trabajo y su dureza ponen en una complicación importante a las familias a la hora de compatibilizar horarios. Además, la cada vez más notoria despoblación de muchas zonas rurales hace impensable la instauración de escuelas en cada municipio, lo cual hace muy difícil el acceso a la educación infantil cuando la escuela más cercana no está en el mismo pueblo donde la familia vive.

La solución a esta situación ha venido de la mano de la voluntad de los diferentes consistorios y el trabajo de profesionales que han sacado su alma de emprendedores para poder desarrollar la labor que tanto les apasiona. Por parte de los primeros aparecieron las facilidades para dotar de espacios físicos y ponerlos en regla para el trabajo de los segundos, que han formado una red de casas nido que atiende las necesidades educativas de los niños, colaboran con la conciliación familiar con la confianza de dejar a sus hijos en buenas manos y ayudan a generar unas bases mínimas que faciliten la repoblación de según que zonas españolas.

Como acabamos de ver, sacar adelante un proyecto como el de las casas nido trae consigo numerosos beneficios para el entorno rural. En su mayor parte reside el éxito de todo ello en la confianza de los padres en las manos en las que dejan a sus hijos. Por eso, la formación del Técnico Superior en Educación Infantil debe ser ejemplar para dotar a su trabajo de esa confianza. En ITEP acogemos ese reto y trabajamos muy duro para brindar, a las personas que nos eligen para encauzar su vida laboral por este camino, una formación que les haga ser los mejores profesionales del presente y del futuro.

25 de noviembre, 2019|Educación infantil|Sin comentarios

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.