15 de marzo. Esa fecha, día arriba o día abajo siempre quedará, para los anales de la historia como el día en que comenzamos uno de los peores episodios que hemos vivido en nuestra historia reciente. Tanto por la excepcionalidad del caso, como por lo prolongado del mismo, y teniendo en cuenta que aún seguimos inmersos en él, el funesto episodio en el que nos ha metido la COVID-19 ha sido todo lo poliédrico que puede ser un fenómeno de estas características. Por un lado, y con un protagonismo absoluto, han estado las miles de personas que han, desafortunadamente, perecido por culpado la enfermedad. Por otro, ha quedado patente la capital importancia que tiene la posibilidad de contar con un sistema sanitario público blindado, protegido y de calidad. También es necesario remarcar la capacidad de la población para acatar, en la mayoría de casos, unas normas de obligado y duro cumplimiento por y para su protección. Por si esto fuera poco, el escenario económico resultante es del todo dantesco, pese a que hay pequeñas buenas noticias a este respecto en las que las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Comercio Internacional en Madrid, por ejemplo, están en su epicentro.

Antes de continuar, cabe destacar que estos profesionales cargan con una responsabilidad muy específica aunque la diversidad de tareas que pueden asumir puedan ser mucho más amplias. Como bien sabemos en ITEP, el Técnico Superior en Comercio Internacional forma parte del organigrama empresarial que persigue el objetivo de llevar, a la marca para la que trabaja, mucho más allá de su zona de confort tratando de inmiscuirse en mercados extranjeros en los que se ven oportunidades óptimas de desarrollar, el conocimientos del producto con el que trabaja la empresa, en esos mercados de zonas del mundo e, incluso, culturas diferenciadas.

España ha sido uno de los países de la zona Euro más y con más dureza golpeado por la COVID-19. Ello ha tenido repercusiones de toda naturaleza. Como no podía ser de otra manera, en el terreno económico también, y muy severas. El cierre prolongado de empresas de todos los tamaños, el patrón productivo y la constante inyección de dinero para ayudas de diversa naturaleza arrojan un escenario económico no muy halagüeño. Sin embargo, entre tanto pesimismo hay hueco para un pequeño haz de luz que arroje algo de optimismo, y éste viene dado por el comercio internacional.

Según parece, y pese que en estos meses el PIB español ha caído 5,3%, la balanza comercial arroja resultados que, contra lo que pudiera parecer, son positivos para la economía de nuestro país. Las dificultades detenidas por la crisis sanitaria ha complicado el proceso mismo del comercio exterior. Sin embargo, en las lecturas comparadas de importaciones e exportaciones, el resultado comparado nos habla de una reducción del déficit exterior. El diferente nivel de cada en estos dos campos hace posible tal circunstancia. Si bien la reducción de las importaciones ha sido mayor que la de las exportaciones puesto que las primeras cayeron un 4,9% mientras que las primeras solo lo hicieron un 3%.

En esta tesitura, el ámbito de trabajo del Técnico Superior en Comercio Internacional ha resultado ser la única nota positiva en un panorama de lo más pesimista. Para que esto sea así en los meses venideros, el trabajo en esta materia debe ser impecable. Desde ITEP trabajamos duro para que, las personas que nos eligen para emprender este camino laboral, estén preparados para afrontar esa responsabilidad y sean capaces de adaptarse a escenarios tan complicados como es el que estamos viviendo en la actualidad. Para ello contamos con un método de enseñanza que ha sido, y sigue siendo, un éxito lo largo de los 40 años de experiencia que nos contemplan.