España es un gran sitio donde estar. Si dicen que en la variedad está el gusto, en nuestro país ese dicho se cumple a rajatabla. En términos de población, no hay un rincón de la península cuyas gentes no sean hospitalarias y atentas con quien llega a sus localidades. El clima, pese a que el cambio climático está haciendo sus estragos, abre un abanico de posibilidades, desde el tiempo de temperatura más suave en verano pero más cruda en invierno del norte hasta la climatología algo más estable del sur. La riqueza paisajista de contrastes ofrece el poderío de las grandes urbes con las poblaciones rurales que invitan a la calma y el sosiego. Y también podemos decir, sin temor a equivocarnos, que en cuanto a la gastronomía se refiere, España es uno de los santa Santorum de Europa. Hoy, que abordamos la especialidad de las personas que realizan el Curso de Técnico Superior en Comercio Internacional en Madrid, por ejemplo, conoceremos que la precisión con que se prepara uno de nuestros productos estrella, el jamón, ha hecho que nuestro nombre, marca y reputación sea ampliamente valorado en un punto geográfico tan lejano como es el mercado asiático de China.

El turismo, el boca a boca y la correcta comercialización del producto son elementos que fomentan que el comercio de éste abandone la zona de confort del consumo localista. Y es ese precisamente el escenario en el que el Técnico Superior en Comercio Internacional mejor se mueve, puesto que es el germen mismo de su labor. Es la naturaleza de su trabajo el hecho de buscar un mercado concreto en el que tratar de introducir el producto con el que trata, para posteriormente hacerse mover los mecanismos necesarios para que el desembargo del producto se haga con ciertas garantías en ese nuevo mercado.

Es una obviedad decir que la industria del jamón es una importante plataforma de oportunidades y negocio en nuestro país, principalmente en el medio rural. Se estima que hay alrededor de 3.000 empresas que se dedican a ello, siendo una importante fuente de empleo. Tanto es así que al menos uno de cada tres persona que trabaja en alimentación lo hace en este tipo de industria en España. Expuesto en números, se puede decir que este es un sector en alza, puesto que el pasado 2018 se alcanzó la cifra de producción de 4,5 millones de toneladas de este tipo de carne.

Con estos números, no es de extrañar que el comercio exterior de estos productos, principalmente del jamón, vaya viento en popa. En un mercado tan mastodóntico como es el chino, sólo Estados Unidos exporta más carne que España hacia ese país. Tanto es así que, según cifras del 2018, el volumen de negocio creció, respecto al año anterior, casi un 10%. A alcanzar estas cifras ha ayudado el acuerdo comercial al que se ha llegado con el país asiático de modo que ya es posible introducir por sus fronteras productos basados en carne fresca, lo cual, naturalmente, incluye al jamón.

Como ya esbozábamos en párrafos anteriores, este ejercicio de exportación es un gran ejemplo de la labor que profesionales como el Técnico Superior en Comercio Internacional pueden realizar. Pero para ello tienen que contar con un conocimiento profundo de su disciplina laboral. Por ello, desde ITEP tratamos de impulsar una formación de calidad que prepare, a las personas que nos escojan para encaminar su futuro laboral en esta dirección, para su incorporación, lo más rápidamente posible al entorno profesional. Para ello aplicamos un método basado en la preparación del profesorado con qué contamos, unos medios didácticos a la altura de las circunstancias y un exigente y completo calendario de prácticas, visitas y charlas a lo largo del curso.