Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Auxiliar de Enfermería, un Sherlock Holmes en la habitación

Inicio»Auxiliar de enfermería»Auxiliar de Enfermería, un Sherlock Holmes en la habitación
  • Auxiliar de Enfermeria Madrid

Auxiliar de Enfermería, un Sherlock Holmes en la habitación

Hay figuras de la literatura que han terminado por ser inmortales. Nuestro Quijote, el Cid Campeador, o la creación de Arturo Pérez Reverte, Alatriste, son ejemplos propios. Más allá de nuestras fronteras el coronel al que nadie escribía de García Márquez, el Hamlet de Shakespeare o cualquiera de los personajes de Julio Verne son buenos ejemplos de lo imperecedero de según qué iconos. Otro de los grandes ejemplos que arroja la literatura es el del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes. Este inusual detective ha conocido el éxito en muchas versiones, en muchos formatos y en diferentes encarnaciones. Siempre con su inseparable y cómplice compañero Watson han resuelto los más variopintos casos en los escenarios más variados. Ya sea en la Inglaterra victoriana, en los albores del s. XIX o en la actualidad Sherlock siempre ha llamado la atención del lector/espectador. En todos los ejemplos y modalidades del personaje siempre ha brillado una capacidad que le convertía en un detective diferente a los demás. Su capacidad de observación por encima de la media le conducía a desarrollar una deducción inigualable. Hoy veremos que es algo que tiene, este personaje, en común con las personas que realizan el Curso de Auxiliar de Enfermería en Madrid, por ejemplo.

Esta profesión, que ha acompañado a ITEP desde que abriéramos las puertas en 1977, es muy especial. Los trabajadores sanitarios que la realizan tienen un papel fundamental en la recuperación de los pacientes que pasan por sus manos, pero aún más lo es porque establece, también, el bienestar físico, psicológico y anímico de los mismos. Es precisamente esta relación que se establece entre Auxiliar de Enfermería y paciente, la que permite que el primero pueda llevar a cabo una observación constante, detallada y sostenida de aquello que sea relevante para el trabajo conjunto medico-sanitario envuelto en la curación de la persona hospitalizada.

Como decíamos antes, estos expertos en el cuidado de pacientes ejercen un rol muy cercano al mismo. El hecho de que estén presentes en momentos tan íntimos como la higiene del enfermo, genera una ventana de observación directa, bajo el prisma de un ojo formado y preparado para detectar según qué cosas, que puede aportar información valiosa en el camino a la recuperación del enfermo. Por este motivo, durante el proceso formativo de estos trabajadores se presta atención a la importancia, como si fueran el propio Sherlock Holmes, de esa observación.

Cuando hablamos de observación directa, hablamos asimismo de la mirada afilada pero también de la conversación que se pueda establecer entre auxiliar y paciente. En todo caso, independientemente del modo de observación, siempre se deben cumplir los siguientes condicionantes:

Objetividad: Este concepto afecta a la manera de transmitir la información que tiene el profesional. Sin la inclusión de impresiones ni valoraciones personales.
Naturalidad: El proceso de observación debe ser lo más discreto posible, tratando de evitar que el observado se sienta como tal.
Neutralidad: El profesional tendrá que tener mucho cuidado de no influir, de ninguna manera, en las opiniones, cuestiones o comportamientos del paciente observado.
Receptividad: Cuestión importante esta. La atención a lo que expresa o demuestra el paciente debe ser máxima mediante la escucha activa.

Como podemos ver, la formación del Auxiliar de Enfermería, prepara a los Sherlocks sanitarios para que, mediante su trabajo puedan ayudar a quien lo necesita, En ITEP somos conscientes de la responsabilidad que nos contempla para con las generaciones presentes y futuras de estos profesionales. Poe eso mismo, ponemos al alcance de las personas que nos escogen para prepararse en esta disciplina, de un método basado en la preparación y excelencia de nuestro profesorado, en unos medios didácticos de nivel y en un calendario de prácticas completo y exigente, tanto dentro como fuera del aula.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.