Llámanos 91 473 24 21 | Acceso Campus

Auxiliar de Enfermería, el peligro de recortar plantilla

Inicio»Auxiliar de enfermería»Auxiliar de Enfermería, el peligro de recortar plantilla
  • Auxiliar de Enfermería Madrid

Auxiliar de Enfermería, el peligro de recortar plantilla

Si algo nos queda claro en cuanto a los contenidos que nos ofertan desde los medios de comunicación es que todo es cíclico. Sólo hay que establecer como punto de referencia el entretenimiento y podemos establecer que hay temáticas que llegan con fuerza, atraen la atención y, una vez se ha cumplido con su tiempo de exposición, desaparece silenciosamente hasta que vuelva a, como se dice popularmente, “sonar la flauta”. Sin embargo, hay temáticas que resisten el paso del tiempo impertérritas. El caso de la cocina es paradigmático, ya sea en formato más serio o más lúdico, en modo didáctico o competitivo, la cocina ha animado, desde las ondas catódicas, a mucha gente a cocinar desde hace muchos años y siempre ha generado interés y buenos resultados. Hasta tal punto se da este éxito que toda cadena televisiva, hoy en día dedica un espacio a esta temática por su peso específico. Siguiendo esta línea de pensamiento, y aplicándola al mundo sanitario, se podría decir que las personas que hacen el Curso de Auxiliar de Enfermería en Madrid, o cualquier otro punto geográfico de España, son el homólogo a la cocina en la parrilla televisiva, poco menos que indispensables, aunque haya gente que no lo crea.

Hay que insistir en esta creencia puesto que, a tenor de las noticias que se van sabiendo, se tiende a pensar que, a la hora de recortar plantilla en un centro hospitalario es bueno empezar por este colectivo. Debemos recordar que, las funciones que desarrolla el Auxiliar de Enfermería fundamentan la comodidad, la dignidad, la intimidad y el bienestar del paciente el tiempo que dura su estancia en un centro hospitalario, además de que, en coordinación con otras profesiones del ramo, supone la atención integral al enfermo, suponiendo una fuente de información entre el propio afectado y del equipo médico.

Todo ello hace de estos profesionales parte esencial de la plantilla de un hospital, más aún en unidades tan esenciales como la maternidad. El desarrollo de su profesión en este ámbito juega un papel que les expone a una doble presión. Por un lado, la del cuidado y atención de la mujer embarazada y, por otro, el hecho de ayudar en la llegada al mundo y el desempeño de los primeros días del recién nacido.

Por todo esto, se recomienda que la ratio, de auxiliares, sea de una o uno por matrona en la zona de partos. El recorte de personal puede desembocar en problemas tales como el aumento de carga de trabajo, promoviendo esto una carga psicológica ante posibles errores al tener menos tiempo de reacción, lo cual puede conllevar consigo cierto deterioro en la calidad asistencial. No debemos olvidar que este tipo de servicios se encuadra en los denominados de Urgencias, exigiendo, por lo improvisado de algunas situaciones que se dan, una preparación, una concentración y una capacidad de actuación que exige física y mentalmente a los profesionales que ejercen esta disciplina laboral. La calidad asistencial debería estar por encima de cualquier otro baremo y el cuidado de los trabajadores debería marcar el camino.

En cualquier caso, e independientemente de las decisiones administrativas que se tomen, los profesionales sanitarios deben estar preparados ante cualquier eventualidad, ello va en su formación. Desde ITEP así lo creemos y por eso procuramos que la preparación sea el principal argumento de quienes nos eligen para convertirse en el Auxiliar de Enfermería del presente y del futuro. Apoyados en un profesorado excelentemente preparado y con experiencia en la disciplina, en unos medios didácticos excelentes y un programa de ejercicios, prácticas y charlas continuas y exigentes perseguimos el objetivo de la excelencia.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.