Sería ligeramente exagerado decir que vivimos en el caos y la desorientación, pero es un hecho que los ciudadanos asistimos atónitos a la ceremonia de confusión que se está sucediendo en muchos lugares con confinamientos intermitentes, y de un modo mas intenso en la Comunidad de Madrid, donde un pulso entre administraciones tiene en un equilibrio insostenible a los madrileños que no tienen claro lo que pueden hacer, como lo pueden hacer y con quien lo pueden hacer. Y, no sólo es una situación sostenida en el tiempo si no que no tiene visos de aclaración fácil ni aún cuando parece que las decisiones que parecían inevitables van sucediéndose. Las últimas noticias hablan del cierre de Madrid capital, sin movilidad interdistritos y con restricciones a los comercios. Y esta fórmula parece que se reproducirá en muchas grandes ciudades de España (al menos de más de 100.000 habitantes). Estas decisiones, acertadas o no, vienen a determinar que suframos en una segunda ola completa e igual de dañina que la primera. Una vez más el sistema sanitario español está puesto a prueba y ahí están para velar por nosotros profesionales como las personas que realizan el Curso de Auxiliar de Enfermería Online.

El sistema sanitario es un complejo mecanismo de colaboración entre tres pilares básicos en su sostenimiento. Los equipos médicos, el personal de enfermería y, por último pero ni mucho menos ídem de importante, los equipos conformados por profesionales Auxiliar de Enfermería. Estos últimos, como bien sabemos en ITEP gracias al casi medio siglo de experiencia que nos contempla formando a trabajadores de esta especialidad, son los responsables de muchas más tareas de lo que socialmente se les reconoce y hacen una labor muy importante en el transitar de pacientes por centros asistenciales puesto que por ellos pasa que éstos se vean atendidos en lo más sensible en el plano físico y lo más esencial en el plano mental.

Esta cercanía con los pacientes es un arma de doble filo. Por un lado, como ya hemos hablado aquí mismo en alguna ocasión, es una fuente primordial de información, para el equipo médico, y de medición de como va la recuperación del paciente gracias al contacto que el profesional tiene, tan directo, por los momentos de intimidad que comparten en, por ejemplo, el aseo diario. Sin embargo, esa proximidad es peligrosa cuando el estado mental y psicológico del paciente no es el adecuado, es entonces cuando el auxiliar se lleva la peor parte.

El párrafo anterior es referido a los profesionales en centro hospitalario. Pero, como ya sabemos, la capacidad asistencial empieza mucho antes en los centros de salud y los ambulatorios. Durante estos meses las dudas, el miedo y la impaciencia han hecho que estos centros se saturen. Y hemos podido ver como los más impulsivos cargaban contra el personal sanitario que tan solo hace su trabajo bajo las directrices que le han mandado y poniendo de su parte para atender a cuantas más personas mejor. El nerviosismo es entendible. La violencia, en cualquiera de sus formas, NO.

La de Auxiliar de Enfermería es una profesión vocacional, intensa pero muy necesaria y reconfortante. Muchas personas como, insistimos, sabemos en ITEP se dejan la piel por sacar adelante un formación de este tipo. Sabiendo eso, hemos redoblado las posibilidades de acceso a esta profesión instaurando la oficialidad del título e implantando la modalidad Online del ciclo para que nadie se deba privar de estudiar lo que desee por el contexto vital en el que se encuentre. Gracias a tecnología de última generación y a un equipo pedagógico y docente de excepción logramos el objetivo de proveer una formación de mucha calidad.